El sábado, nos dirigimos a explorar la Sima de las Lepiotas. Partimos desde Málaga a las 8:00 en dos vehículos, rumbo al Parque Nacional Sierra de las Nieves.

Al llegar al carril del Puerto de Pilones, nos encontramos con los automóviles de los alumnos de la FAE, quienes también ascendían para llevar a cabo prácticas de permanencia en la Sima del Aire y el Nevero.

En el Puerto de Pilones, la temperatura marcaba apenas 1°C, con una densa niebla y un viento feroz que acentuaba intensamente la sensación de frío.

Nos detuvimos brevemente para descargar el equipo, pues la sima se halla a escasos 200 metros de distancia.

Como los todoterrenos no podían permanecer en el aparcamiento del puerto, los conductores, Pepe Pinto y Fernando López, llevaron los vehículos hasta el aparcamiento del Área Recreativa de Los Quejigales, y desde allí ascendieron por la Cañada del Cuerno para reunirse con el resto del grupo en la entrada de la sima.

La instalación estuvo a cargo de Paco Crespo, quien utilizó una cuerda inicial de 70 metros para descender el Pozo de la Cierva, de apenas 10 metros de profundidad, que desemboca en una pequeña sala. Luego, nos encontramos con un paso estrecho de poco más de 2 metros, que nos llevó a la ventana de acceso al gran Pozo de las Lepiotas, cuya cabecera se encuentra suspendida en el techo.