El pasado 16 de marzo teníamos ya gestionados los permisos para realizar la travesía Hundidero-Gato pero tuvimos que anularla porque tras las recientes lluvias el caudal había crecido hasta convertir esta actividad en un suicidio, tal y como Manu Guerrrero lo califica en su libro sobre la cavidad. Así que nos entretuvimos en disfrutar del entorno y conocer mejor las condiciones que rodean esta actividad en su momento de mayor caudal. Otro año será…..