BANNER_SOCI_02.jpg
 
 

Memoria Sima de la Higuera, Murcia

Cristina Perez Salidas de grupo Martes, 29 Mayo 2018 18:11

Notice: Undefined property: stdClass::$urla in /home/esga123/public_html/templates/tz_lania/html/com_tz_portfolio/article/default_links.php on line 26

 

 

Sima Higuera Murcia MAY2018 2ACTIVIDAD: Sima de la Higuera.
FECHA: 26 y 27/05/2018.
LUGAR: Pliego (Región de Murcia).
PARTICIPANTES: Libertad Bedmar, Antonio Crespo, Emilia Pérez, Domingo Ruiz, Francisco Crespo, Carmen Crespo y Cristina Pérez, todos miembros del GES de la SEM.
MEMORIA:
El pasado 27 de Mayo visitamos la preciosa e interesante Sima de la Higuera.
Teníamos planeada esta expedición desde hacía tiempo y solicitamos el permiso que gestiona la Federación de Espeleología de la Región Murciana, por cierto con gran diligencia y competencia (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).
El permiso concedido nos habilitaba para visitar la sima un máximo de 10 personas, aunque al final sólo fuimos 7 compañeros y compañeras.


En un principio nuestra intención era pasar un fin de semana completo en Pliego, acogedor pueblo a los pies del norte de Sierra Espuña, pero coincidió con la celebración de una jornada de puertas abiertas en la Escuela Deportiva Municipal de Espeleología, en la que colaboramos la mayoría de los participantes en la expedición, así que en cuanto terminamos
sobre las 14,00h del sábado salimos de viaje hacia la pequeña aldea de Casas Nuevas, donde se encuentra el refugio Siula, encantador albergue incrustado en medio de un bosque de coníferas, al que llegamos al anochecer.
Nos recibió Mariana la simpática encargada del albergue que nos enseñó las instalaciones y nos dejó las llaves para pasar la noche. Hay que decir que el enclave es precioso y tiene un montón de posibilidades deportivas: ferratas, barranco, escalada, espeleología, senderismo, bicicleta de montaña, etc...
Sima Higuera Murcia MAY2018 3Antes de llegar al albergue nos pasamos por el bar El Casino, en el centro de Pliego, para recoger las llaves de la sima.
Por la mañana del domingo madrugamos y nos fuimos hasta Pliego para desayunar pues nos pillaba de camino a la sima. El camino está bien indicado con los planos que te puedes descargar en la página web y con los letreros que encontramos por el camino, un carril de tierra practicable para turismos que te deja en un claro del bosque donde dejamos los vehículos.
Nos cambiamos, nos pusimos los equipos y caminamos por un sendero bien marcado que después de una ligera subida pasa por un hito donde se
hace homenaje al descubridor de la sima y comienza a bajar por una ladera algo descarnada desde la que se ve el pueblo de Pliego abajo, en seguida observamos una frondosa higuera que nos indica la boca de la sima. Abrimos la cancela de hierro y Domingo y Cristina empezaron la instalación seguidos del resto, menos por Antonio que pasó mala noche y estaba indispuesto.
El descenso por un pozo vertical, bien instalado, donde sólo tuvimos que poner mosquetones y cuerdas, nos conduce fácilmente a la sala de los corales. Las raíces de la higuera nos acompañan por las paredes buscando humedad y frescor. Al final del pozo se suceden las salas y unos pasos estrechos para llegar a la Sala del Lago, donde nos ayudamos para pasar mojándonos lo menos posible y a partir de aquí las formaciones nos dejarán asombrados: un techo de nubes petrificadas y un suelo de arena poblado de abetos de piedra, verdaderamente únicos en el paisaje subterráneo.
Seguimos el recorrido balizado hasta el final, haciendo fotos y comentando las originales formaciones que veíamos.
Iniciamos el camino de regreso a la superficie sin más novedad que la sorpresa desagradable de que la llave de acceso a la sima se escurrió por un descosido del bolsillo, no pudiendo cerrar con candado la cancela. Regresamos al bar El Casino, en Pliego y dimos parte del incidente, aunque nos tranquilizaron y nos aseguraron que al día siguiente subirían con una copia y la cerrarían convenientemente.
Para celebrarlo dimos cuenta de un surtido de tapas exquisitas regadas con unas cervezas y refrescos que nos supieron a gloria. Regreso al albergue Siula para pagar y recoger el equipaje y para Málaga, contentos por tanta belleza contemplada y tantos buenos ratos entre compañeros.

Share it
pinterest

Cristina Perez