Cueva del Yeso Baena

Francisco Crespo Fuillerat Salidas de grupo Miércoles, 14 Diciembre 2016 10:02

Notice: Undefined property: stdClass::$urla in /home/esga123/public_html/templates/tz_lania/html/com_tz_portfolio/article/default_links.php on line 26

 


Cueva del Yeso Baena 1ACTIVIDAD: Cueva del Yeso.

FECHA: 3/12/2016.

LUGAR: Baena (Córdoba).

PARTICIPANTES: Marta Font, Elena García. Charo Moreno, Antonio Crespo, Libertad Bedmar, Karen Huonder, Nacho Asensio, Santi Asensio, Alex Asensio, Antonia Murillo, Paco Crespo, Cristina Pérez. Carmen Crespo, Emilia Pérez y Ramón García, todos miembros del GES de la SEM.

 MEMORIA:

En esta ocasión organizamos la visita a la cueva del Yeso en Baena, Córdoba, ya hacía tiempo que teníamos interés en conocer esta cavidad, habíamos oído de su peculiaridad y que era diferente a otras cuevas de yesos.

Aprovechando que recientemente ha sido equipada una parte para visita turística y que contactamos con la persona que mejor la conoce nos decidimos a visitarla. A las 9,30 nos citamos con nuestro compañero de la sociedad Espeleológica GAEA de Baena, José Antonio Mora Luque, que nos esperaba en "El primero de la mañana", curioso nombre del bar restaurante donde desayunamos y almorzamos posteriormente. Aquí Antonio nos hacía un croquis con indicaciones y consejos para realizar la visita espeleológica y quedamos para cuando saliéramos de nuevo pero esta vez por la zona habilitada para el público.

Cueva del Yeso Baena 3Antonio nos condujo hasta el paraje y nos abrió la puerta de la cancela que cierra y protege una de las bocas de la Cueva del Yeso. Por ella entramos los quince siguiendo las precisas explicaciones y el croquis elaborado por Antonio.

Nada más adentramos notamos la calidez de la cueva, el paso de la "S", el del caballo, la grieta, el chorizo, los escalones de barro, el lago, etc....que sólo un gran conocedor de la cueva como Antonio Mora puede describir.

Durante el recorrido vimos varis especies de quirópteros que revoloteaban por las galerías de la cueva y cuidamos de no pisar algún troglobio por el camino. A la hora prevista las 14,30, salimos a la superficie con algún kilo de más, por el barro, donde nos esperaba nuestro anfitrión.

Nos cambiamos de ropa rápidamente y nos dirigimos a la entrada turística: un sobrio edificio de hormigón y mampostería que se integra en el paisaje y se introduce en las entrañas de la tierra.

Este edificio consta de un vestíbulo con doble puerta alternativa que asegura mantener el microclima natural de la cavidad y una habitación donde se equipa a los visitantes. Una vez franqueada la segunda puerta accedemos a unas escaleras y pasarelas que nos guían por un recorrido de singular belleza y estremecedores espacios con paredes cuajadas de formaciones yesíferas y de otros minerales que Antonio Mora nos iba explicando y describiendo apasionadamente.

 

La cueva del Yeso de Baena tiene unas salas espectaculares: meandros, protoconductos, maclas de cristales de yeso, pendants, cúpulas, nubes, etc.... y su lago final a - 37 m. donde se han encontrado ejemplares de pseudoniphargus, un anfípodo a medio camino entre una mantis y una gamba muy raro y escaso. Salimos de la cueva del Yeso encantados con la visita y con lo aprendido gracias a las explicaciones de nuestro amigo.

De vuelta a Baena, con más hambre que prisa, dimos cuenta de un buen almuerzo en el bar restaurante "el primero de la mañana" que estaba tomado por los aficionados al fútbol que veían en las pantallas de televisión repartidas por el local el clásico Barca-Madrid. Durante todo el día no llovió pero para despedirnos de Jose Antonio Mora Luque y de Baena un fuerte chaparrón nos hizo correr hasta los coches y nos acompañó de vuelta a Málaga.

Una estupenda jornada y una buena compañía que nos dejó ganas de volver otro día a Baena.

Share it
pinterest

Francisco Crespo Fuillerat