BANNER_SOCI_02.jpg
 
 

Espeleosocorro campeones mundiales 2016

Marta De interés general Lunes, 13 Junio 2016 08:39

Artículo aparecido en periódico digital  El desmarque, el 9 de junio 2016

El equipo Espeleosocorro Andaluz, en plena acción.

El  Espeleosocorro Andaluz, equipo especialista en rescate en cavidades de la Federación Andaluza de Espeleología, ya conocido por su frustrada intervención en el rescate en Marruecos en el año 2015 de tres montañeros españoles, se ha proclamado el pasado 4 de junio  Campeón Mundial Absoluto de la prueba competitiva más prestigiosa del panorama mundial en referencia al rescate en altura. El evento tuvo lugar en la bonita ciudad de Namur, en Bélgica, los pasados días 3 y 4 de junio.


En esta onceava edición se habían inscrito 22 equipos de máximo nivel de muy diversos países, representando a los continentes europeo, americano, asiático y africano. El equipo del Espeleosocorro Andaluz Federación Andaluza de Espeleología ha sido  el único representante español en esta edición.


El campeonato ha consistido en la realización de diez rescates de especial complejidad por los escenarios elegidos y las situaciones planteadas. Esto ha exigido una altísima cualificación tanto técnica y física ya que los equipos sólo lo forman siete rescatistas, de los cuales, solo cinco pueden realizar las maniobras (los otros dos asumen los roles de víctima y controlador de seguridad).


Durante la primera jornada los escenarios elegidos se trasladaron al medio natural.  Paredes escarpadas de 90 metros de altura donde el accidentado se encontraba suspendido en mitad de la pared, traslado de un herido por tirolinas de 60 metros de largo y más de 100 metros de vacío bajo ellas, o paso de camilla por lugares angostos, confinados y de especial dificultad fueron algunas de las situaciones que pusieron en jaque a más de un equipo.


El segundo día se centraron en rescates en el medio urbano:  evacuación de herido por ventanas de edificios, rescate de trabajadores en altura…  En esta jornada llamaron especialmente la atención dos pruebas por su espectacularidad y singularidad, ambas en la ciudadela de Namur. La primera de ellas consistía en descender por una de sus murallas a un equipo especialista en búsqueda de personas formado por un agente y un perro, con su ayuda localizar al herido, atenderlo y descenderlo “encamillado” junto a todo el equipo (incluido especialista y perro) por otra zona de unos 45 metros de desnivel.


La segunda tuvo lugar en uno de los fosos de la ciudadela, el cual, tiene unos 30 metros de profundidad y más de 40 metros de anchura. La maniobra consistió en instalar diversos sistemas de tirolinas, para que desde el centro de la misma descendiera un rescatador justo sobre el lugar donde se encontraba la víctima (esta se encontraba en un espacio confinado de no más de 1m de anchura por lo que la precisión era fundamental), ascender juntos de nuevo por el centro de la tirolina y desplazar a ambos al otro extremo del foso.


La organización evaluaba en cada prueba diferentes ítems enmarcados en los campos de:seguridad en las maniobras, traslación de la víctima, manejo de la camilla, técnica utilizada, tiempo de realización, organización del trabajo y espíritu de equipo.


El Equipo Espeleosocorro Andaluz de la Federación Andaluza de Espeleología, se proclamaba,  por primera vez para un equipo español, campeón de esta edición haciendo un papel brillante, marcando los mejores tiempos en prácticamente todas las pruebas y demostrando un altísimo nivel tanto técnico como humano. Como dato relevante, independientemente del tiempo, del total de los 500 puntos que entraban en juego repartidos en las 10 pruebas y los diferentes ítems, al equipo Espeleosocorro Andaluz solo se le escaparon 29 puntos.


Un logro al que se le suma el ser el único equipo que gana en su primera participación y el de ser el primer equipo no profesional en conseguirlo, pues hay que recordar que  los componentes del Espelosocorro Andaluz son deportistas aficionados pertenecientes a la Federación Andaluza de Espeleología, que no perciben remuneración alguna por sus intervenciones pues actúan como voluntarios a requerimiento de las autoridades correspondientes, y que mantienen el equipamiento y sus niveles de entrenamiento, exclusivamente por las aportaciones económicas de los propios miembros de la Federación.
La clasificación final ha sido:


1º Espeleosocorro Andaluz. Andalucía – España.
2º GRIMP Geneva. Ginebra – Suiza.
3º Special Rescue Association. Alemania.


De los 40 especialistas de rescate en cavidad que forman el grupo Espeleosocorro Andaluz de la Federación Andaluza de Espeleología, la expedición española representante del mismo la han formado los siguientes deportistas federados:
Pepe Merino.
 Alejandro Pérez. 
Juan Ignacio Guerrero – Tito.
Elías Leal.
 Tamara Cánovas.
 Eduardo Camarena. 
Bernardo Orihuela - Berni.
 La expedición andaluza se ha completado con la participación de Jose Manuel Benítez y Diego Mendoza, encargados del apoyo logístico, tomas fotográficas, etc.
Merecen una mención especial las empresas que han apoyado al Espeleosocorro Andaluz para el GRIMPDAY, aportado todo lo que ha estado en sus manos para que este equipo haya conseguido este hito. Estas han sido: Titanión, Bazar Juvenil, Caverland, Humaventura, Creativa y Rescate Jota.

Share it
pinterest

Google maps: