BANNER_SOCI_02.jpg
 
 

LEYENDAS EN TORNO A LAS CUEVAS (II)

Mundus Subterraneus Viernes, 14 Marzo 2008 02:19

 

 

cclope-odilon-redon.jpgMito y leyenda

En esta segunda parte del trabajo, de carácter más teórico, se analiza, - apoyándose en la autoridad de importantes autores - , la diferencia entre Mito y Leyenda, así como las leyes y los orígenes de las Leyendas...

El Mito se define como un relato de los tiempos fabulosos y heroicos. Son narraciones en las que intervienen los dioses, semidioses y los héroes divinizados. Si no aparecen algunos de estos personajes, se trata entonces de leyendas ó de cuentos populares. Esta es la diferencia esencial.

 

 

puerta_del_anfiteatro_de_la_eterna_sabidura.jpg

 "Puerta del Anfiteatro de la Eterna Sabiduría" . Representada por la entrada a una gran caverna, (del libro Aphiteatrum Sapientae Aeternae, de Heinrich Khunrath, 1.602).

Julio Caro Baroja hace un apartado especial al considerar un grupo de leyendas como míticas. Al estar protagonizado el mito por personajes que representan a las fuerzas de la naturaleza, cuando llegó el Cristianismo, perdieron su vigencia, ya que representaban al sistema religioso anterior. Por ello desapareció y murió el Mito, aunque se mantuvieron algunos en zonas muy concretas y, sobre todo, en ambientes rurales.



ciclope_2.jpg

Las leyendas míticas están en relación casi siempre con elementos naturales como son los bosques, las montañas, los ríos y las cuevas. Con respecto a éstas, tienen lugar preeminente las del Cíclope. Hackman llegó a constatar hasta 221 variantes, publicando su trabajo en la ciudad de Helsinki en 1.904. En el País Vasco existen varias sobre este personaje que recibe el nombre de Tártalo, el cual tiene su morada en las montañas del Ojáncano. 

Hasta aquí lo referente al Mito, pero ¿cómo se definiría la Leyenda?. El significado que los diccionarios actuales dan a esta palabra es el siguiente: “Leyenda es una relación de sucesos que tienen más de tradicionales que de históricos ó verdaderos”. Julio Caro Baroja, uno de los antropólogos de nuestro país que más han estudiado sobre el tema, hace especial hincapié en aclarar que en los primeros textos medievales en que aparece esta palabra, se recoge con el sentido de "todo aquello que se lee ó se ha de leer normalmente". Se emplea la grafía Leenda. De esa manera aparece en el Libro de Alexandra y en Los Milagros de Nuestra Señora, de Gonzalo de Berceo.

Con la palabra latina de Legenda aparece también en textos medievales, pero especialmente en los referentes a vidas de santos, con el sentido de la historia que se lee. De esta palabra derivará Legendario, con el significado de algo que no se ajusta totalmente a la historia. En el Diccionario aparecerá bastante más tarde, ya en pleno siglo XIX.

Las leyendas se transmiten en un principio por vía oral a través de los poetas, de los juglares, de las viejas que, sentadas al calor de la lumbre, eran las encargadas de mantener la tradición oral. De ello tenemos ya testimonio en el tratado "Refranes que dicen las viejas tras el fuego", del Marqués de Santillana".

Un personaje muy importante en la transmisión de leyendas fue el ciego, que se ganaba la vida recitando sus relatos, ya en prosa ó en verso, de pueblo en pueblo. Por vía escrita tenemos la aparición de la "literatura de cordel", que es una primera manera de popularizar la literatura al servicio del pueblo.


No es hasta 1.850 cuando se utilizará la palabra Leyenda por los eruditos, en el sentido de sucesos tradicionales a los que se les ha mezclado más o menos fantasía. Ejemplos de ello son: "Leyendas históricas y tradiciones" de José Lamarque de Novoa (Sevilla, 1.867), "La Alhambra, leyendas históricas árabes" de Simonet (Madrid, 1.858), "Leyendas vascongadas" de José María Goizueta (Madrid, 1.851).

A partir de estos primeros estudios, empieza a producirse una labor de recogida por parte de folkloristas que dan a conocer una serie de cuentos, canciones e historias populares, que de otra forma se hubieran perdido irremediablemente. En 1.914 aparece el libro "La formación de las leyendas", de Arnold Van Gennep, que es un importante trabajo, punto de partida para todo estudioso de estos temas.

España, que es un país con unas raíces culturales muy complejas, tanto en lo literario como en lo popular, posee un abundante y rico folklore. Vicente García de Diego, en su "Antología de leyendas de la literatura universal", publica una buena muestra de las leyendas españolas.

 

en_las_cavernas_de_los_metales_se_oculta_esa_piedra_venerable.jpg

 "En las cavernas de los metales se oculta esa piedra venerable" (Del libro Collectanea Chymica, del Dr. Christopher Morley, 1.693)

 

LEYES SOBRE LAS LEYENDAS

El folklorista Raúl Rosieres expuso unas leyes sobre la formación y desarrollo de las leyendas:

Ley de los ORIGENES: todos los pueblos de la misma evolución cultural tiende a crear leyendas muy similares.

Ley de las TRANSPOSICIONES: una leyenda relacionada con un héroe, tiende a abandonarle a medida que su fama desaparece, para relacionarse con otro héroe más famoso.

Ley de las ADAPTACIONES: toda leyenda que cambia de ambiente, se transforma para adaptarse a las condiciones geográficas y sociales del nuevo ambiente.

Las leyendas acerca de cuevas es un aspecto muy concreto y especial dentro del mundo del folklore. Las cuevas, por su situación, están relacionados con un mundo eminentemente agrícola y rural. Las sierras, hasta hace poco, eran mucho más utilizadas por el hombre que en la actualidad. Una gran parte de la población rural vivía del pastoreo y la agricultura. Poco era el terreno que no se utilizaba. 

Las ruinas de cortijos abandonados, en lugares considerados hoy como inhabitables, dan testimonio de un pasado en que el hombre vivía en contacto más estrecho con la naturaleza. En lo más alto de algunas sierras malagueñas, se pueden descubrir indicios de sembrados y cultivos de otros tiempos.

Los pastores conocían las cuevas y las temían. Su ganado terminaba a veces en el fondo de uno de esos pozos a los que "no se les veía el fin". Es frecuente escuchar historias acerca de cómo entró un perro detrás de un animal en uno de ellos y salió por el otro lado de la montaña, a varios kilómetros de allí. 

Pero también las cuevas les servían de ayuda. Los campesinos sabían que dentro de ellas, en el suelo de sus oscuras salas, podían recoger algo muy preciado para ellos: el guano, excrementos de estos mamíferos, que al fermentar se transforma en un excelente abono.. Las cuevas frecuentadas por estos animales, fueron visitadas por los campesinos que, luchando contra su temor, y movidos por la necesidad, penetraron en esas cavidades para obtenerlo. A dicha circunstancia se debió el descubrimiento de la Cueva de la Pileta.

Nuestro modo de vida actual, dentro de una sociedad más urbana, alejada del ambiente rural, hace que ese aspecto del folklore se vaya perdiendo, y muchas de estas historias sólo son recordadas por personas muy ancianas que son las únicas que siguen manteniendo viva esa tradición.

En nuestra provincia, uno de los pioneros en este campo fue Diego Vázquez Otero, que en los años cincuenta recorrió muchos de nuestros pueblos recopilando leyendas y sucedidos.

A lo largo de muchos años de actividad espeleológica, hemos tenido ocasión de tomar contacto con pastores y campesinos que nos han ido relatando historias más o menos fantásticas, algunas basadas en hechos reales, ya muy cambiados por el transcurso del tiempo, otras que tienen su origen en la más antigua mitología, o bien, otras de carácter religioso.

En esta primera aproximación al estudio de las Leyendas en cuevas de nuestra provincia, podemos hacer una clasificación de ellas partiendo del contenido de las mismas.

 

LEYENDAS DE TIPO RELIGIOSO

En el mundo cristiano se suelen dar en gran abundancia las leyendas en relación con personajes famosos por su santidad. En casi todas ellas se tiende a mostrar la ejemplaridad del personaje a través de su vida y hechos prodigiosos. En el Medioevo la mayor parte de la literatura existente era en torno a los santos de la Iglesia. Un apartado especial fue el dedicado a narrar los milagros de la Virgen, cuyo culto se fomentó de manera muy intensa durante esta época.virgen_de_lourdes.jpg

Virgen de Lourdes

No podía ser menos respecto a las cuevas; por ello abundan los relatos en los que la Virgen se aparece dentro de una de ellas a un personaje ingenuo e inocente - que suele ser un pastorcillo en muchos de los casos -, al que le dice que se venere su imagen en esa cueva. Cuando el resto del pueblo insiste en llevarse la imagen a la iglesia, desaparece, y vuelve a aparecer en la cueva milagrosamente. 

En Málaga tenemos varias sobre este tema, siendo una de ellas la de la Virgen de Cañosantos, en la Cueva del Valle Hermoso. El diablo en la Cueva de Belda, se puede encuadrar en este tipo, aunque esta vez se asocie a las fuerzas del mal, que salen perdiendo al irrumpir en el antro el fraile con el símbolo de la cruz. 

 

LEYENDAS DE TIPO FANTÁSTICO

 En este apartado figuran las cuevas en las que la tradición sitúa un fabuloso tesoro, que suele haber sido enterrado por algún rey moro. Muchas veces están custodiados por algún animal, que puede ser un toro, y nunca nadie ha logrado hacerse con él. Los animales han estado a lo largo de toda la historia presentes en las manifestaciones artísticas de los hombres, dando pruebas así del interés y atractivo que el animal real ó fantástico ha tenido sobre el ser humano.

bandoleros_gustavo_dor.jpgLEYENDAS BASADAS EN HECHOS REALES

En primer lugar se podrían agrupar todas aquellas relacionadas con el bandolerismo. La zona es propicia a ello. La Sierra de Ronda junto con la de Sierra Morena fueron lugares que, por su paisaje intrincado y difícil acceso, sirvieron de escondrijo a los bandoleros. El surgir de esta figura en la época romántica es debida fundamentalmente al afán de justicia que pedía el pueblo oprimido por los gobernantes de la época. De ese modo se mitifica al bandolero bondadoso que sirve de salvador de la clase oprimida. En realidad nunca fueron más que delincuentes y salteadores de caminos que para su propia impunidad compraban voluntades allá donde iban.

En el libro de Vicente Espinel "Marcos de Obregón" (1.618), se cita una cueva en la Sauceda de Ronda, donde el protagonista permaneció preso de unos bandidos. La Cueva de Sopalmito en el Valle de Lífa, está asociada al bandolero Pasos Largos, y en La Cueva de los Organos (Mollina) tuvo lugar una historia cuyo protagonista fue el célebre José María "El Tempranillo". La Cueva de Mariavela, en Torremolinos, fue refugio de bandoleros, no tan famosos como los anteriores, pero no por ello menos peligrosos.

 

marcos_de_obregn.jpg

Todas estas asociaciones M. Guerra las atribuye a que "la cueva, dentro de la cultura urbana de tradición medieval, se constituye como el opuesto riguroso a la práctica social, política y religiosa que transcurre en la superficie. Frente a la ley, la cueva se convierte en refugio de malhechores, frente a las instituciones, el subterráneo deviene enseguida en sede de logias secretas". 

Aunque el origen de las leyendas, en su mayoría sea una mera ficción, la imaginación del pueblo tiende a darle un substrato histórico, sucediendo que a veces se instalan de tal manera en la realidad que llegan incluso en algunos casos a enseñar lugares y objetos como prueba de su existencia. Tal es el caso de la "Serrana de la Vera" en Garganta la Olla (Cáceres).

serrana_de_la_vera.jpg

"Serrana de la Vera". Imagen: Alberto Nevado. Revista Teatros

Esta serrana era una mujer de extraordinaria fuerza que habitaba en una cueva en la Sierra de Tormantos. Atraía a los hombres jóvenes que se cruzaban en su camino, y después de hacer el amor con ellos, los mataba sin piedad. Aunque Caro Baroja ha señalado el origen mítico de esta historia, los garganteños enseñan al curioso la huella de su pié sobre una gran piedra que existe en el camino que va de Garganta al cercano pueblo de Jaraiz.

Tampoco dudan en indicar que la piedra de que está hecha la pila bautismal existente en la iglesia fue llevada allí por la Serrana. A uno de los autores que esto escribe le fue explicado que la gran cruz que se alza sobre la torre de la iglesia fue puesta en memoria de los asesinados por ella, y además le enseñaron la casa donde vivió.

Esta leyenda sobre un ser femenino que vive en lugares agrestes y montañosos, está muy extendida por toda la Europa Mediterránea, desde Grecia hasta España. Recibe diversos nombres: Señora, Dueña, Dama... En Andalucía está representada por La Sabina, con las mismas características indicadas.

Hemos recopilado una serie de leyendas que de una manera ú otra, han llegado a nuestro conocimiento. Algunas están bastante difundidas y se conocen desde épocas muy antiguas. Otras, las recogimos de viva voz durante nuestras salidas espeleológicas, y su difusión está muy restringida a su propio entorno.

Esta es sólo una primera aproximación al estudio de este interesante aspecto del folklore de nuestras tierras. Hay mucho por hacer en este campo, y vale la pena evitar que se pierdan irremisiblemente todos estos relatos.

 

Bibliografía:

Caro Baroja, Julio: "De los arquetipos y leyendas". Ed. Circulo de Lectores. Barcelona 1.989

Garcia de Diego, Vicente: "Antología de leyendas de la Literatura Universal". Madrid, 1.953

Guerra, M. : "Simbologia románica: constante subterránea-telúrica y vertical celeste". Madrid ,1.978

Van Genner, Arnold: "La Formación de las leyendas". Bibliotheque de Philosophie Scientifique de Flammarion. Paris, 1.917

Vazquez Otero, Diego: "Tradiciones Malagueñas" Ed. Imprenta Montes. Málaga, 1.959

 

Share it
pinterest