BANNER_SOCI_02.jpg
 
 

LEYENDAS EN TORNO A LAS CUEVAS (I)

Mundus Subterraneus Lunes, 11 Febrero 2008 21:33

 

 

Mitos y Leyendas de la tradición popular
 

Las Leyendas acerca de cuevas son un aspecto muy concreto y especial dentro del mundo del folklore. Por su situación, están muy relacionadas con todos los elementos de la naturaleza. Pero también con hechos, en su origen reales, que con el paso de los años se han ido desvirtuando, y han llegado a nosotros totalmente transformados. También son muy abundantes las historias en que las sitúan como moradas de seres sobrenaturales, muchos de los cuales habitan en los lagos y ríos subterráneos. En Andalucía son más frecuentes las relacionadas con hechos reales, escaseando las relacionadas con ese mundo mítico, con origen en la naturaleza, que es más propio del mundo celta.

5dragon1.jpgImagen: "San Jorge y el Dragón", pintura de Paolo Ucello

 La atracción hacia las cavernas se ha manifestado en los hombres, desde los orígenes mismos de la humanidad. 

En un principio lo hizo buscando refugio en ellas de las inclemencias del tiempo, usándolas como habitación donde vivían y cocinaban. Sólo utilizarían pequeñas cavidades ó salas cercanas al exterior. Pero luego, la curiosidad y el deseo de conocer les llevarían a entrar por aquellos pasajes oscuros y húmedos, a la luz de sus rudimentarias antorchas, recorriendo considerables distancias en el interior de las cavernas.

 

oso-cueva-de-montespan.jpgEn la Cueva de Montespan, el espeleólogo Norbert Casteret descubrió en 1.923 un oso, modelado en arcilla, a varios centenares de metros de la entrada. Asimismo, en Tuc d' Audobert, los hermanos Begoüen se encontraron esta vez con bisontes esculpidos, en mitad del suelo de una galería, a la que habían llegado tras un difícil recorrido, después de lograr atravesar estrechísimos pasos.
   

Sin ir tan lejos, en la Cueva de la Pileta, en Benaoján (Málaga), se halló un esqueleto de mujer al fondo de una sala, en las llamadas Galerías Bajas, a considerable distancia de la entrada. Las paredes de esta cavidad se han utilizado para pintar innumerables figuras, aún en los lugares más recónditos de ella.

 

bisontes_en_arcilla_de_tuc_de_aoubert._museo_del_hombre._paris.jpgImagen:  Bisontes de Tuc d' Audobert. Imagen: Museo del Hombre. París

¿Por qué durante el Paleolítico y el Neolítico modelaron y pintaron aquellos hombres en el interior de las cavernas? ¿Por qué se adentraron en sus galerías con escasa luz y rudimentarios medios? Durante muchos años los prehistoriadores y los antropólogos lo han atribuido a que las cuevas eran los lugares donde se celebraban los rituales mágicos propiciatorios de la caza y de la fertilidad.

 Si tuvieron lugar ritos de caza ó crueles sacrificios, nunca lo sabremos con seguridad, todo serán siempre conjeturas, ya que materialmente no tenemos apenas pruebas que avalen estas ideas. Y el método de extrapolación con las tribus actuales que se hallan en un período similar al de la Edad de la Piedra, es propicio a llevarnos a confusiones. Un estudio más racional y consciente nos hubiera aportado algo más de luz, pero lamentablemente la mayoría de las cuevas no han sido excavadas, sino vaciadas.

De todas maneras, no hay lugar a dudas de que a través de los siglos estos subterráneos han sido tenidos por la mayoría de los hombres como antros donde podía tener lugar todo lo misterioso y numinoso. A lo largo de la historia del hombre han sido infinitos los relatos relacionados con el mundo subterráneo, bien en forma de Mitos ó de Leyendas.


plinio_el_viejo.jpgEl escritor y filósofo romano Plinio el Viejo, que vivió entre los años 23 al 79 d.C., nos habla en su "Historia Natural" de un pueblo subterráneo formado por los habitantes de la desaparecida Atlántida, que huyeron hacia el interior de la tierra y, como suele repetirse en este tipo de relatos, poseen en su mundo un "tesoro grande y antiguo". Plinio murió en la erupción del Vesubio, al que fue a contemplar movido por su interés científico. Durante más de 1.500 años, su Historia, compuesta por 37 volúmenes, sirvió de referencia básica para el estudio de la naturaleza, a pesar de la cantidad de relatos fantásticos que encierra.


La relación de seres que tienen su morada y provienen de cuevas, es muy abundante en las mitologías de países de todo el mundo. En un poema épico de la literatura germana del siglo XIII se relata la historia de una raza diminuta, los Nibelungos, que vivía bajo tierra, y era poseedora de un fabuloso tesoro. Su guardián era el enano Alberico, que fue derrotado por el príncipe Sigfrido, arrebatándole el tesoro. Estos enanitos sólo se encontraban en lugares donde abundaban los metales preciosos. Por eso, al correr de los años, cuando un minero decía haber visto uno, se consideraba un buen presagio.metzabok.jpg



Imagen: Caverna en Psatha Metsabok

cueva_del_dios_del_fuego_psatha_metsabok.jpg

s_god_a.gif

 

Imagen: Itsanok'u

 

 
Cueva del Dios del Fuego. Lago Metsabok. Se pueden ver quemadores de incienso, tabletas de copal y copal calcinado. En el suelo, los cráneos de los dioses.

Para los indios Lacandones, que viven en los bosques húmedos de la frontera méxico-guatemalteca, los dioses son hombres y mujeres semejantes a ellos, pero con poderes sobrenaturales. Su morada es el cielo, pero a veces habitan en lagos y en cavernas. El dios de la lluvia es Metsabok, que reside en las cavernas de los acantilados que rodean al lago Psatha Metsabok. En otra caverna del lago vive Itsanok'u, dios del lago, al que le tienen los indios gran temor. Otro dios malo y terrible es Kisin, el causante de los temblores de tierra, ya que sacude, cuando está irritado, los pilares sobre los que reposa el suelo de la Tierra.


la_gran_diosa_mari.jpg La Gran Diosa Mari. Imagen de G.A.O.

En la mitología Vasca, es muy conocida la Gran Diosa Mari. Es una mujer sin edad a la que a veces se ve sentada en un carro tirado por caballos, cruzando el cielo, y precediendo a las tempestades. En ella reside el poder absoluto sobre el mundo.Sus moradas son siempre subterráneas, constituyendo un país inmenso bajo tierra. Se comunica con el mundo exterior a través de una red de cuevas y simas cuyas salas están cuajadas de oro y piedras preciosas. Todo lo que Mari toca se puede convertir en oro. Sin embargo, al intentar sacarlas al exterior, esas riquezas se transformaban en madera podrida.


Seguir exponiendo ejemplos acerca de la mitología y las cavernas sería algo realmente largo. Toda la literatura universal de todos los tiempos esta impregnada de este tipo de escritos al respecto. Pero sería interesante hacer una aclaración sobre el Mito y la Leyenda.

 

Enlaces:

Share it
pinterest