BANNER_SOCI_02.jpg
 
 

LA GUERRA MAS LARGA JAMÁS LIBRADA

Mundus Subterraneus Domingo, 18 Mayo 2008 00:34

 

 

Ancestral rivalidad entre humanos y osos de las cavernas

En este relato, pleno de amenidad no exenta de rigor, el prestigioso paleontólogo Dr. Wladislaw J. Kowalski, de la Penn State University, nos descubre la emocionante crónica de La guerra más larga jamás librada por los seres humanos, que..."no fue una lucha contra otros humanos, sino contra otra especie... Ursus spelaeus, el oso de las cavernas. Por cientos de miles de años, nuestros ancestros de la Edad de Piedra libraron sangrientas batallas con estos moradores de la más preciada materia prima de la Tierra... las cuevas habitables. Sin estos enclaves, el homo sapiens hubiera tenido una escasa probabilidad de sobrevivir a las glaciaciones, a las tormentas invernales, y a las miriadas de predadores que merodeaban en la oscuridad".

 

ursus_spelaeus_uralensis.jpg

Esqueleto de Ursus Spelaeus Uralensis. Imagen: Laboratorio paleontológico de San Petersburgo

 

El grupo más numeroso de fósiles de osos de las cavernas es el Ursus spelaeus (cuevas europeas). La última especie de una línea evolutiva de osos de las cavernas, Ursus spelaeus fue común en gran parte de la Europa central y meridional, - desde el sur de Inglaterra hasta el mar Caspio - en el Pleistoceno tardío. Su nombre proviene del hecho de que habitaban en cuevas. Usaron las cavernas para muchos fines: vivieron en ellas en invierno, nacieron, crecieron y murieron en cuevas. Los osos pardos, por el contrario, utilizaban las cavidades sólo para hibernación. En muchas cuevas de toda Europa, se han hallado enormes cantidades de restos de osos de las cavernas, - los huesos en cuevas son normalmente de osos -, en algunas se pueden ver, incluso, esqueletos completos.

 

cavebear.jpgLa principal diferencia entre el oso de las cavernas y el oso pardo actual es el tamaño: su peso podía superar media tonelada; su altura hasta la cruz era mayor; su agujero occipital era más grande que el del oso pardo. El oso de las cavernas era herbívoro. Se alimentaba de hierbas, bayas y la miel de las abejas salvajes. Pero a veces cazó pequeños animales. La edad máxima del oso de las cavernas fue de 20 años. Al final de la última glaciación, los bosques disminuyeron drásticamente. La reducción de su principal fuente de recursos los condujo a la extinción al terminar la glaciación Würm, hace unos 10.000 años. [...].

 

cabeza_de_oso_1.jpgEn Europa central, aparecieron esqueletos de mamíferos en cuevas, - especialmente los de osos de las cavernas -, alimentando leyendas sobre dragones. Lo mismo ocurrió en China, pero los dragones chinos fueron considerados benéficos, y representan la buena Fortuna, mientras que en las leyendas europeas eran criaturas terroríficas.

 

En una cueva austriaca, denominada Drachenhöhle (cueva del Dragón), los restos de más de 30.000 osos de las cavernas indican el uso repetido de la cueva por estos grandes animales. Al parecer, osos de las cavernas de todas las especies se encuentran por cientos o miles en cuevas de Eurasia. Los paleontólogos han atribuido desde siempre la concurrencia de tal número de osos en ambientes cavernarios, a la muerte durante la hibernación: aquellos no suficientemente preparados durante el verano para el periodo de sueño invernal, no sobrevivirían. Es interesante que la proporción de machos y hembras en Drachenhöhle es 3:1. Esto sugiere que las hembras con cubiles preferían cuevas más pequeñas y aisladas en invierno, y pudieron sobrevivir mejor!

ursus_spelaus.jpg

Se cree que fue el primer animal extinto a causa de las actividades humanas. [...]. La guerra más larga jamás librada por los seres humanos no fue una lucha contra otros humanos, sino contra otra especie... Ursus spelaeus, el oso de las cavernas. Por cientos de miles de años, nuestros ancestros de la Edad de Piedra libraron sangrientas batallas con estos moradores de la más preciada materia prima de la Tierra... las cuevas habitables. Sin estos enclaves, el homo sapiens hubiera tenido una escasa probabilidad de sobrevivir a las glaciaciones, a las tormentas invernales, y a las miriadas de predadores que merodeaban en la oscuridad.

 

cabeza_de_oso_2.jpgLos osos de las cavernas, Ursus spelaeus, y sus primos Ursus deningeri, fueron fieros, una versión gigante de los osos Grizzly, con enormes dientes y zarpas afiladas como cuchillos. Hasta que los Neanderthales, y más tarde los Cromañones, aparecen en escena en Europa y el medio Oriente, estos gigantescos animales infestaban cada cueva desde el nivel del mar hasta altitudes de más de 3000 m. Una a una, nuestros antepasados destruyeron a estas mortíferas criaturas, desalojándolas de las cuevas en un movimiento progresivo hacia el Norte, y empujándolas a las montañas. El último oso de las cavernas fue masacrado a gran altitud en las montañas de lo que ahora es Yugoslavia hace unos 10.000 años.

 

Al contrario que los modernos osos grizzly y los osos pardos, el oso de las cavernas no fue solitario, sino que vivía en grupos. Expulsarlos de las cuevas seguramente implicó el esfuerzo coordinado de muchos de estos diestros cazadores. Evidencia de su habitación se ve en incontables cuevas donde habitualmente arañaron con sus garras las paredes de las cuevas. Esto lo hicieron, en apariencia, para ampliar el espacio, aunque quizás lo fuera para afilar sus uñas. En muchos montones de huesos se pueden ver evidencias de muerte violenta de osos de la cavernas, a menudo con cortes y marcas de puntas de lanza y flechas.A veces se encuentran trozos de punta de lanza incrustados en el armazón de las costillas... probable primera diana para cualquier cazador de osos.

 

Mapa de distribucionDistribución de Ursus Spelaeus en Europa

 

Se puede dibujar un mapa cronológico mostrando cuándo la habitación humana de las cuevas suplantó a la de los osos a través de Europa: se observa un lento, agotador proceso de conquista de los viejos hábitats de los osos. Las pruebas sugieren que el hombre pleistoceno no sólo usó las cuevas como habitats ocasionales, sino que las ocuparon de contínuo, o al menos estacionalmente , por milenios.

 

400px-ursus-spelaeus_hc3b6hlenbc3a4r.jpg

Ursus Spelaeus. Grabado del libro de Wilhelm Bölsche: Entwicklungsgeschichte der Natur, Band 2, 1896

Una cueva en particular, nos ofrece pruebas fascinantes de las guerras contra los osos de las cavernas. Una estructura de piedra, coronada por el cráneo de un oso, apareció cubierta de numerosas marcas de lanzas arrojadas sobre ella, evidentemente para practicar. No hay duda de que nuestros antepasados transmitieron su enseñanza de las destrezas adquiridas en las luchas contra los osos de las cavernas dedicando tiempo para entrenar jóvenes cazadores. Una interpretación menos sostenible de la estructura es que representa algún complejo ritual religioso, aunque tales rituales son, hay que admitirlo, peculiares sólo para el hombre moderno. El hombre de la Edad de Piedra vivía en un mundo real y tenía necesidades prácticas. Sólo el hombre moderno inventa complejos rituales religiosos.

La última batalla contra los osos de las cavernas, en las montañas de Yugoslavia, afectó a no menos de 20 osos, y quizás a 12 o más hombres. Nadie sabe cuántos murieron en esta batalla final, pero ciertamente hubo bajas. Esos hombres fueron héroes antes que la palabra se inventara, y conocieron exactamente porqué luchaban. Los osos de las cavernas han sido un azote tan antíguo como la memoria del hombre.[...]

Cráneos de osos de las cavernas fueron hallados en cuevas de Europa y Asia por el hombre medieval. Se malinterpretaron como cráneos de dragones, y dieron origen a muchas leyendas locales. En los mapas de la Edad Media, la frase común "Aquí hay dragones", a menudo se refiere a áreas montañosas con cuevas, donde se habían encontrado los cráneos. En Austria, el primer intento de reconstruir uno de estos dragones a partir de un cráneo de oso de las cavernas dió origen a esta famosa escultura de piedra, realizada sobre el año 1400.

 

dragn_de_klagenfurth.jpg

                               Dragón de Klagenfurth, fuente del escultor Ulrich Vogelsang

Los osos de las cavernas habitaron Europa en el Pleistoceno, desde el 300.000 al 15.000 A.C., desapareciendo al final de la última glaciación. Su población parece disminuir después de la llegada del Cro-magnon a Europa. Es indudable que los Neanderthales cazaron osos de las cavernas, pero las mejores armas y habilidades de nuestros directos antecesores pudieron darles la capacidad de cazar los osos hasta la extinción.

 

hoehlenbaertoni72.jpg¿Porqué pudieron ser exterminados los osos de las cavernas y no los osos pardos? Quizás el mayor tamaño de los osos de las cavernas hicieron de ellos mejores presas. La piel de un solo oso podía servir para fabricar un refugio. Muchos de los osos cavernarios parecen haber desaparecido antes de la glaciación Weichseliana, pero los supervivientes duraron en diversas partes de Europa hasta la última glaciación.

 Imagen: Dibujo de Toni NiggImagen: Dibujo de Toni Nigg

 

Entre las cuevas del Caúcaso, seis o siete cuevas se han identificado como habitadas por humanos, después de que los osos de las cavernas las abandonaran. Entre los huesos dejados como restos de comida, se encontraron restos de entre dos y seis osos de las cavernas. La datación de estos vestigios puede ser incluso post-glacial. En un estudio de 15 cuevas suizas que contienen yacimientos de osos, sólo dos pudieron ser asociados con el hombre, y éste, claramente magdaleniense. También en los Alpes alemanes los yacimientos de osos se han datado tan tardíos como de la última glaciación, y asociados a industria magdaleniense.


ursusdeningeri.jpgLa extinción de los osos fue un proceso gradual que se extendió algunos miles de años, aunque la lucha por la ocupación de las cuevas probablemente fue un periodo mucho más largo. Algunos lugares se han identificado como alternativamente ocupados por humanos y osos. La posibilidad existe, ya que los osos de las cavernas que retornaban para hibernar pudieron haber matado a los humanos para retomar las cuevas, y los hombres, en regreso, pudieron haber eliminado a los osos, quizás atacando durante la hibernación, recuperando las cuevas. Los osos de las cavernas habitaron cuevas en las montañas de Polonia, sin evidencia de que los humanos los suplantaran. Sin embargo, la altitud no era la elección ideal para el hábitat humano, aunque algunas poblaciones de osos parecen haberse adaptado a ella.

El precursor del Ursus Spelaeus se llamaba Ursus deningeri, y esta especie aparece sobre el 700.000 A.C. durante el interglaciar de Cromeria. A los osos de las cavenas se les ha estimado un peso de unos 500 Kg para los machos, mientras que las hembras fueron mucho menores. Un cráneo típico mide alrededor de 50 cms de largo en oposición a un cráneo de oso pardo de 20 o 25 cms.

esqueleto_no_quemado_de_oso_de_las_cavernas.jpg

Tamaño en alzada de los osos de las cavernas. Imagen: Laboratorio paleontológico de San Petersburgo

Existen teorías alternativas sobre la extinción de los osos de las cavernas. Se sugiere que los osos tuvieron simplemente una muerte genética, aunque tales teorías son difícilmente sostenibles para algunas especies. Una teoría es que el clima post-glacial se volvió poco favorable, pero los osos ya habían sobrevivido a otros prolongados interglaciares. La extinción del oso de las cavernas parece mas directamente debida a la aparición del hombre moderno reemplazando a los neanderthales en Europa.

 

pinturas_de_osos_cueva_de_ekain.jpgDe todos modos, el oso de las cavernas no fue la única especie en desaparecer al final de la Edad de Hielo. Mamuts, leones de las cavernas, rinocerontes lanudos, bisontes de las estepas, megaceros, bueyes almizcleros, y otros, se extinguieron. Este fenómeno ocurrió en todo el mundo y todos los animales extintos fueron grandes herbívoros o carnívoros peligrosos. Cromañones y neanderthales parecen haber tenido una parte activa en la destrucción de los osos de las cavernas. Algunos grupos de cazadores también cazaron osos pardos, pero estos animales podían haber sido menos terribles para muchas poblaciones prehistóricas.

Se han hallado huesos y cráneos de osos de las cavernas en cuevas de Choukoutien (cerca de Pekín, China), junto a huesos de numerosos herbívoros y grandes predadores, y evidencia de hogares donde los cazadores cocinaron su carne. Restos de osos de las cavernas se han encontrado en Brundon, Sudbury, y Suffolk (Inglaterra), junto a huesos de otros animales asociados a útiles de tecnología levalloisiense. También se han encontrado en muchas otras cuevas que contienen evidencia de habitación humana, incluyendo la Cueva de Hortus, Herault (Francia), Weimar-Ehringsdorf, (Alemania), Sirgenstein (Alemania), Rouffignac (Francia) y Drachenloch (Suiza). En esta última, cuyo nombre significa "la guarida del dragón", se encontró una cista de piedra que contenía un conjunto de cráneos de osos de las cavernas, mientras algunos otros se encontraban alineados uno junto a otro, o colocados cerca.

schaedellage.jpg¿Eran salas de trofeos para cazadores victoriosos? Algunos han argumentado que esto podría haber ocurrido por casualidad natural, sin embargo, esta práctica se ha detectado en otras cavidades de Europa: En Petershohle, en Baviera, se alinearon cuidadosamente 10 cráneos en una cornisa. En Wildenmannlisloch, Alemania, fueron acumulados 310 dientes de oso. En Les Furtins, Francia, seis cráneos de osos se emplazaron alineados sobre una lasca de piedra. En Veterinica, Yugoslavia, los huesos se introdujeron en pequeñas cavidades. En Isturitz, en los Pirineos, se encontraron huesos de osos alineados en diversas galerías. Lugares similares se han encontrado en Rusia. En Rouffignac, colonias enteras de osos de las cavernas habitaron zonas profundas de un gran complejo. Aquí, a un km de la entrada, se hallaron cubiles excavados con las uñas en los muros.

 

pintura_de_oso_cueva_de_chauvet.jpg

Pintura de un oso de las cavernas. Cueva de Chauvet. Imagen de Jochen Duckeck

El último oso de las cavernas fue cazado hace unos 10.000 años en las alturas de las montañas de Yugoslavia. La vieja guerra de los 100.000 años terminó, y desde entonces, los hombres sólo han podido luchar con otros hombres por el hábitat, una práctica que continúa hasta el día de hoy

 

 

Fuente:

Traducción de José Ganfornina del texto original en Inglés, publicado en: http://www.personal.psu.edu/users/w/x/wxk116/cavebears

 

Share it
pinterest