BANNER_SOCI_02.jpg
 
 

ESTÉTICA DE LAS CAVERNAS (II)

Mundus Subterraneus Martes, 08 Diciembre 2009 16:18

 

 

Cespadaskp8ubismo natural & Geometría del caos

 Llamamos Cubismo natural al estilo propio de las cavidades tectónicas, donde las fracturas, los hundimientos, y la fragmentación de las rocas, imprime al medio subterráneo un carácter sombrío y severo, con aspecto desordenado, caótico, sin ley aparente. Quizás sea ésta una de las imágenes de nuestro inconsciente que exprese mejor el Caos primordial, un mundo roto, destruido. Sin embargo, en una de las investigaciones científicas más apasionantes del siglo XX, el matemático Benoit Mandelbrot y sus seguidores, demostraron que también puede existir orden y belleza en el caos. Su Teoría del Caos se sustenta en la que denominó Geometría fractal, nuevo método de análisis de los objetos de la naturaleza, que, en su mayor parte, no pueden describirse por la geometría tradicional o euclidiana. De ahí ha surgido una disciplina científica con asombrosas implicaciones no sólo en las Ciencias Físicas, sino también en Ciencias Sociales, Arte y Estética. Porque la estructura de las cavernas se adapta perfectamente al análisis fractal, proponemos en esta segunda entrega, un triple acercamiento - estilístico, artístico y científico - a los paisajes subterráneos dominados por la tectónica.

 

 NaicaQue el mundo subterráneo es diverso y muchas veces impredecible es un hecho bien conocido de los espeleólogos, cuya aventura de exploración y conocimiento, se ve en ocasiones sazonada de emocionantes alternativas o insospechadas sorpresas.

img466 copiaEn el interior de los macizos kársticos, la sucesión de eventos tectónicos e hidrogeológicos, en prolongada historia evolutiva, terminan creando espacios vacíos singulares. El resultado es un paisaje subterráneo, un mundo mineral pletórico de formas y delicados colores, oculto a la mirada y en perpetuas tinieblas... Y en este oscuro ámbito penetra la luz del explorador para iluminarlo y desvelarlo.                                       

Cueva de Naica.


Imagen de David Pérez

 

Alan Cressler 3La circunstancia de que esté vedado a la contemplación de la gran mayoría de los seres humanos, ha dotado a esos espacios, desde la más remota antigüedad, de un aura de misterio, una apreciación subjetiva que se hunde con profundas raíces en la psique humana, allá donde la razón positivista se encuentra con la emoción estética
o la pulsión religiosa. Desde este punto de vista, el paisaje subterráneo puede parecer claustrofóbico, lóbrego y sombrío, o bien, grandioso, admirable o sobrecogedor: un abanico de emociones pondera un paisaje cambiante.

Imagen de Alan Cressler

El contacto ancestral del ser humano con el mundo subterráneo durante cientos de milenios, llevó a una gran familiaridad con las formas y los estilos naturales. La caverna fue a la vez morada, taller, templo, museo y camposanto. Es allí, en la oscuridad y misterio de las cavernas, donde se sitúa, sin duda, el nacimiento del Arte. Estos modelos o arquetipos naturales, pasaron sucesivamente a formar parte del inconsciente colectivo, en el sentido de Jung (1). Como humus fecundo, están en la base de la creatividad artística, y de esa atracción del abismo, - temor y fascinación, a un tiempo - que aún perdura en el presente.

 

LOS MÚLTIPLES ESTILOS DEL PAISAJE SUBTERRÁNEO

En la primera parte de este trabajo vimos cómo el aspecto visual de una cavidad es resultado de la interacción de factores muy variables. Forma, color, textura, ritmo, composición, movimiento..., en diversos grados, permiten una inconmensurable combinatoria de matices; por ello, las diversas cavernas difieren entre sí, nos aparecen como universos originales, únicos... Es, pues, aplicable en su análisis estético, la noción de estilo.

 Dscn3745¿En qué diferentes formas se manifiesta a nuestra mirada el paisaje subterráneo? Una antigua polémica cuestiona si el Arte imita a la Naturaleza, o bien, si la Naturaleza puede imitar al Arte . Sin resolver aún para la arrogancia de los que creen que el mundo natural debería ser siempre transformado por la civilización, utilizado, y, finalmente, sacrificado en beneficio de las utilidades humanas, no deja de sorprender la analogía entre los estilos artísticos artificiales, - creaciones culturales desarrolladas en las diferentes épocas históricas -, y los estilos naturales, particularmente, los del mundo subterráneo.

 

En las sucesivas entregas de esta serie de artículos, dedicados a la estilística de las cavidades, intentaremos adoptar este paralelismo, - unas veces dialogante, otras antagónico -, entre lo natural y lo cultural, como método fundamental de análisis, comenzando por el Cubismo natural.


CUBISMO NATURAL & GEOMETRÍA DEL CAOS

En el interior de la tierra, en los tenebrosos espacios vacíos que constituyen las grutas, los espeleólogos nos desplazamos con frecuencia a través de pasajes de estructura geométrica irregular, poco o nada retocada en su forma original por los procesos erosivos físico-químicos propios del karst. 

Grieta y bloques Alan CresslerConstituyen una especie de esqueleto, de croquis tridimensional de la caverna, compuesto de formas quebradas, de líneas poligonales entrecruzadas, que corresponden a una morfología tectónica, es decir, de fracturación, desplome y acumulación de rocas de todos los tamaños, donde intervienen procesos mayoritariamente físicos: fuerzas tectónico-orogénicas y fuerza gravitatoria.

 

 

 

 

Imágenes de Alan Cressler

 

En estos paisajes hipogeos percibimos una imagen caótica, desordenadamente compuesta y atomizada, con alta carga de energía latente en sus aristas, abruptos modelados, contrastes... Bajo un predominio casi absoluto de la forma, las texturas y colores de estos conjuntos suelen ser sobrios, propios de su roca original, predominando los grises, pardos y blancos apagados en las fracturas frescas o en las líneas estratigráficas.

 

Pero en el caso de acontecimientos tectónicos antiguos, las caras de los fragmentos de roca pueden verse recubiertas de nuevas capas de crecimiento calcáreo, (habitualmente arborescencias coraloides, de rica textura), que, a veces, sueldan entre sí los bloques rocosos, produciendo formas nuevas y sorprendentes, más cercanas a la escultura.

 

Su analogía entre los estilos artísticos, corresponde a una plástica contemporánea, la iniciada por el movimiento cubista de Pablo Picasso y Georges Braque. El Cubismo constituyó la primera vanguardia del siglo XX, la ruptura con la perspectiva, con la tradición: una nueva forma de ver y analizar la realidad, fragmentada y descompuesta en sus partes esenciales. Por eso, al primer cubismo se le denominó cubismo analítico (2).

 

 

 

Obras cubistas de Pablo Picasso y Georges Braque junto a una pared rocosa de estructura fractal

 

Sin embargo, el cubismo artístico no abandonó la representación del objeto, fuera éste retrato, bodegón o paisaje, todos ellos heredados de la tradición pictórica.
En cambio, en la caverna, fenómeno natural de origen ajeno a lo humano, es obvio que nunca podríamos considerar la representación consciente de una mente artística, sino procesos aleatorios y espontáneos de la materia determinados por leyes físicas. En ese caso, denominaríamos Cubismo natural o tectónico, al estilo resultante de las propiedades características de la roca madre (3), fragmentada y desestabilizada al azar en determinados puntos por tensiones físicas y fuerzas gravitacionales.

 

 

Diálogo entre pinturas cubistas de Braque y cristales de caverna

 

Este proceso, omnipresente en la Naturaleza, que determina otros incontables fenómenos, algunos tan familiares como la evolución del clima, la forma de las nubes, el fluir del agua, el crecimiento de los cristales, y, también... la espeleogénesis, la formación de las cavernas, se ha dado en llamar Geometría del Caos:

 

 

 

Las formas de las nubes o el fluir del agua se recrean convincentemente en estas obras bajo una misma estructura fractal (como también el resto de los elementos), variando solamente el coloreado. Con ello, la artista enfatiza la unidad que se oculta bajo la multiplicidad de la Naturaleza. Imágenes de Cory Ench

 

 

"el Caos puede ser descrito, determinado y formalizado con la ayuda de una nueva Geometría, la llamada, Fractal, que ha hecho su aparición en esta última década. Esta nueva Geometría, que permite poner orden en el caos, encontrar causas a lo casual, determinar lo indeterminable, puede ser considerada una verdadera Geometría de la Naturaleza que contiene las Leyes y Principios de una nueva Estética Natural".

[Jorge Alvarado, "La estética del Caos"]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Formas prismáticas naturales (los cristales de la Cueva de Naica), se transforman en geometría pintada en esta obra cubista de Braque

 

El análisis del Cubismo tectónico, espacio interior en tres dimensiones, auténtica escultura cubista a gran escala, (el cubismo fue el primero en integrar el espacio negativo o vacío como concepto en escultura), en la que podemos interactuar desde dentro en nuestras incursiones espeleológicas, de una manera dinámica, - y no como espectadores pasivos de obras de arte -, nos remite indudablemente a la Estética fractal. Pero..., ¿qué significa fractal?

 

Hagamos un poco de historia... En 1977, aparece el libro La Geometría fractal de la Naturaleza, de Benoît Mandelbrot, matemático polaco de origen judío, educado en Paris y emigrado a E.E.U.U. , donde desarrolló sus investigaciones en la Universidad de Harvard y los laboratorios de la Compañía IBM.

 

El científico realiza en esta obra una seria crítica a la geometría euclidiana tradicional, a la que considera incapaz, - según sus palabras -, de " descubrir la forma de la nube, una montaña, una costa o un árbol, porque ni las nubes son esféricas, ni las montañas cónicas, ni las costas circulares, ni el tronco de un árbol cilíndrico, ni un rayo rectilíneo. Creo que muchas formas de la naturaleza son tan irregulares y fragmentadas que la naturaleza no sólo presenta un grado mayor de complejidad, sino que ésta se nos revela completamente diferente".

 

Partiendo de la constatación de esa realidad, enuncia el propósito de su investigación: "La existencia de estas formas representa un desafío: […] la investigación de la morfología de lo amorfo. […] En respuesta a este desafío, concebí y desarrollé una nueva geometría de la naturaleza y empecé a aplicarla a una serie de campos. Permite describir muchas de las formas irregulares y fragmentadas que nos rodean, dando lugar a teorías coherentes, identificando una serie de formas que llamo fractales".



" Fractal deriva del latín fractus que significa irregular, roto en pedazos o fragmentado. El término, [...], permite describir el comportamiento incierto, desordenado y complejo de la naturaleza. Una naturaleza en la que todo cuanto existe se representa de forma irregular a través de unos patrones de organización, de unas estructuras y de un proceso".
 

[Myriam Solar, "Arte de la complejidad: aleatoriedad, fractalidad, caos"]

 

Los fractales representan a la vez una teoría matemática y un método para analizar una gran diversidad de fenómenos de la naturaleza: precisamente aquellos fenómenos que se nos antojan sin ley. La geometría fractal de la naturaleza se sustenta, en esencia, en el concepto de autosemejanza, una propiedad exhibida por aquellos sistemas cuyas estructuras permanecen constantes al variar la escala de observación; en otras palabras, cuando las partes, por pequeñas que sean, se parecen al todo: el microcosmos al macrocosmos; un átomo a un sistema planetario; los capilares de nuestro cuerpo, a un complejo fluvial o una red de galerías subterráneas.

 

Los conjuntos de Julia de tipo dendrítico, como éste de la imagen, (llamados así en honor del matemático francés Gaston Julia), fueron un claro precedente de la geometría fractal en los años 20 del pasado siglo, pero ésta no pudo desarrollarse hasta la invención de los ordenadores. Se trata un tipo de fractal muy simple y abundante en la Naturaleza, como los rayos o las redes kársticas. Imagen de Alexis Monnerot-Dumaine en Wikimedia Commons

 

 

Y concluye así : "Contra lo que hubiera podido parecer en un principio, la mayoría de mis trabajos han resultado ser los dolores de parto de una nueva disciplina científica". En efecto, en la actualidad, se considera que la Geometría del Caos ha supuesto la tercera revolución para el conocimiento científico en el siglo XX, tras la Teoría de la Relatividad de Einstein, y la Teoría Cuántica del átomo, de tal manera que esta nueva disciplina protagoniza múltiples investigaciones en todos los campos del conocimiento: matemáticas, física teórica, geografía, geología, economía, biología... y, - lo que es más sorprendente -, en filosofía, estética y arte.

 

FRACTALES Y GEOLOGÍA


"el estudio de los fractales sirve para abordar aspectos geométricos de procesos, y de ahí se derivan muchos temas relacionados con la Geología"... Estas palabras del geólogo Pablo Gumiel son una declaración programática de las investigaciones que, desde el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), se están llevando a cabo en las últimas décadas, por un equipo multidisciplinar - coordinado por él, en colaboración con D.J. Sanderson, de la Universidad de Southampton -, en el campo de su aplicación a la Geología.

 

A partir del año 1987, utilizaron el método de análisis fractal para calibrar la riqueza de yacimientos minerales filonianos en macizos fracturados de Extremadura, y hasta la actualidad, continúan desarrollando proyectos para profundizar en el conocimiento de la Geometría de las redes de fracturas desde la perspectiva fractal:

 

"Entre otros, es aplicable en sedimentología, estratigrafía, tectónica, crecimiento de cristales, karstificación, sismicidad o microestructuras.

El actual grupo de investigación, de carácter multidisciplinar (compuesto por geólogos, matemáticos, geofísicos e ingenieros informáticos), se centra en dos áreas específicas: la aplicación de los fractales al análisis de los diferentes aspectos relacionados con los terremotos y el estudio de microestructuras, concretamente, del maclado de calcita y sus implicaciones en los procesos de deformación.

 

El proyecto de aplicación de fractales a las maclas (complejos cristalinos formados en el crecimiento simultáneo y entrecruzado de dos o más cristales) se sustenta en una de las propiedades de la Geometría fractal, la invarianza a cambio de escala. Cuando se deforman las rocas y se comprimen, se producen fracturas, a un nivel macroscópico, y maclas, a una escala microscópica.

                                                                "Dientes de perro" de calcita. Imagen: Jose L. Iglesias


El objetivo es, a grandes rasgos, 'averiguar si el maclado mecánico de la calcita cumple también las propiedades de escalado fractal'. Para ello, están analizando, [...] las maclas de muchas venas de carbonatos en distintas zonas. Con esta línea, añade el investigador, 'estamos completando el análisis de la deformación a todas las escalas y comprobando que todas ellas obedecen leyes fractales"


[Patricia Serrano: "Geometría Fractal y Geología, una combinación productiva"]

 

ESTÉTICA DEL CAOS


En los últimos años, las derivaciones estéticas de la Geometría del Caos han producido una auténtica explosión de creatividad. El denominado Arte Fractal, con el auxilio de potentes herramientas informáticas, como los programas Frax Flame o Apophysis, está creando obras de fascinante belleza, que ya han constituido una especialidad dentro del Arte digital, con numerosos adeptos.

 

 

Este paisaje irreal, vaporoso lapiaz vagamente kárstico, que invita a explorar sus anfractuosidades ocultas hasta el infinito, sueño y deseo de un espeleólogo, es también una obra de Arte fractal creada con ayuda del programa Apophysis por Cory Ench (2004)

 

 

 

Otro ejemplo figurativo de Arte fractal recrea expresivamente el relieve de una superficie planetaria, - tal vez un lenar poroso en un paraje desértico, o quizás piedra pómez volcánica -, que bien pudiera ser terrestre, marciana o de cualquier otro lugar del Universo. Imagen de Cory Ench (2004)

 

 

Aunque estos ejemplos se inspiren en la estilización de aspectos geomorfológicos, la gran mayoría de obras fractales realizadas actualmente tienden a la abstracción... en apariencia, porque en esencia, sintonizan mucho mejor con el dinamismo fluido e intemporal de los procesos de la Naturaleza, - a la manera de Heráclito y del pensamiento oriental -, que con la estética formalista, mecanicista y racionalista de la modernidad sin alma de nuestro tiempo.

 

 

 

"Medición de la línea de la costa" (1987, Tom Patchett Collection, Los Angeles) pintura de Mark Tansey, es una interesante metáfora visual, aparentemente realista, del concepto de fractal, que ilustra uno de los más conocidos ejemplos de fractal natural, la forma de la costa, donde el proceso repetitivo de autosemejanza, en diferentes escalas, se acentúa por referencia al tamaño de las figuras humanas. Fuente: Catálogo de la exposición "Mark Tansey", Museo de Arte Contemporáneo, Fort Worth, 1994.

 

 

"Las nuevas concepciones científicas sobre la Geometría del Caos están llamadas a provocar una verdadera revolución en todos los campos, no sólo científicos sino artísticos y del pensamiento en general. En el terreno de la Música, por ejemplo, la Geometría Fractal, con programas adecuados en calculador electrónico, nos permitiría transformar en imágenes, formas y colores, cualquier música que responda a una estructura fractal, como es el caso de la música de Bach. También podríamos transformar en sonidos musicales cuadros artísticos de tipo fractal, como por ejemplo la pintura de Van Gogh. Nos dirigimos hacia una nueva concepción estética donde Ciencia y Arte estarán profundamente armonizados en un Todo indisoluble con la Filosofía".


[Jorge Alvarado, "La Estética del Caos"]

 

 

...Entremos otra vez en el interior de la tierra. Envueltos en espesas tinieblas, nuestros haces luminosos levantan tenues destellos de aristas rocosas y cristales gigantescos. Líneas que se mueven , fluyen, se desvanecen, apenas adivinadas, construyen un espacio de irregular y hermosa geometría en expansión. Estamos en el corazón del abismo y el tiempo se ha detenido...

 



NOTAS


(1) Según Jung los arquetipos son "aquellos símbolos universales que revelan la máxima constancia y eficacia, la mayor virtualidad respecto a la evolución anímica, que conduce de lo inferior a lo superior". Sobre el inconsciente colectivo nos dice..."hay un reino intermedio entre la unidad del alma individual y su soledad y la multiplicidad del Universo; [...] es la representación del mundo en el alma y del alma en el mundo, es decir, el lugar de lo simbólico, que funciona en las vías preparadas de los arquetipos, que son presencias eternas". (Carl Jung, "El hombre y sus símbolos")

 

(2) "Fase temprana del cubismo practicada tanto por Braque como por Picasso entre 1908 y 1911 aproximadamente, caracterizada por el análisis estructural de las formas. Analizadas en estructuras preferentemente geométricas, las formas no son para ellos una característica definida y fija de un objeto, sino una serie de planos que indican los límites exteriores e interiores de éste; límites que en ningún caso son absolutos debido a que siempre se ven afectados por sus relaciones con otras formas. [...] Durante este periodo, ambos artistas utilizan un color extremadamente apagado y es constante la visualización de un mismo objeto
desde diferentes puntos de vista". (Masdearte)

 

(3) características como composición, coloración, textura, tipo de sedimentación de la roca, distribución y dirección de la estratigrafía, así como de las microfracturas, fracturas, y diaclasas presentes

 

 

                                                                                           Imagen: Cory Ench

 

 

 

LIBROS

  • Mandelbrot Benoît : "La Geometría fractal de la Naturaleza, Barcelona Tusquets Editores, 2009
  • Mandelbrot, Benoît, "Los objetos fractales. Forma, azar y dimensión", Barcelona, Tusquets Editores, 2009
  • Jung, Carl G. y otros: "El hombre y sus símbolos", Barcelona, Biblioteca Universal Caralt, 1ª ed., 1977

 

 

ENLACES

 

 

 

 

 

 

 

 

Share it
pinterest