BANNER_SOCI_02.jpg
 
 

El Sifón de la Discordia

Rogelio Ferrer Cuadernos de opinión Sábado, 07 Junio 2008 15:06

 

 

el-sifon-de-la-discordia-Lago -ERE-90.JPG

Lago E.R.E. el sifón de la discordia

En primer lugar, vayan por delante mis felicitaciones al equipo combinado de Cavex Team y al Interclub de la Sierra de las Nieves por el trabajo y los resultados obtenidos el pasado año 2.007 en el Sifón del lago E.R.E en Sima G.E.S.M., donde se confirmaba la existencia de nuevas galerías aéreas postsifón.



No me corresponde a mí hablar de los resultados, ni es el objeto de este artículo. Lo que sí entiendo necesario comentar, para cerrar definitivamente la polémica surgida en torno a este asunto, son algunas reflexiones que creo convenientes como parte afectada, como club y organizador de las campañas anteriores de buceo en este sifón en los años 1.989 y 1990

El hecho de sacar a relucir esta cuestión ahora evidentemente no es casual; la oportunidad del momento (se acaba de publicar en la Revista “Subterránea” de la Federación Española de Espeleología), la importancia de la actividad, los equipos implicados en la exploración de este sifón, así como su repercusión. Tienen la entidad suficiente como para dedicarle unas líneas a uno de los episodios más amargos que hemos vivido y que llegó a tener repercusión nacional e internacional por la propia dimensión de la actividad.

Hay que hacer memoria de los hechos, cuando en el año 2.002 el equipo soviético no localizó la galería por la que accedieron Juan Mayorga y Luís Lapido en el año 1.990, que les llevó al cavernamiento aéreo tras el sifón. Rápidamente se desataron todo tipo de cábalas y conjeturas acerca de la veracidad y rigor de los resultados obtenidos por nosotros, hasta el punto de llegar a polarizar opiniones a favor y en contra en un asunto tan serio como lo era este.

Cuando Juan y Luis emergieron con la noticia de la continuidad y la dificultad añadida del sifón, teníamos claro que volver a asumir un reto de estas dimensiones quedaba, técnica y económicamente, por encima de nuestras opciones como para volver a intentarlo en años posteriores; aunque no para otros equipos en el futuro. Por lo que no tenía sentido justificar o inventarse algo que tarde o temprano se podría comprobar, comprometiendo la credibilidad de nuestro club y de las personas implicadas en aquella actividad.

Afortunadamente todo se ha resuelto de manera satisfactoria tanto para los organizadores de la campaña del año 2.007 como para nosotros, que hemos visto como se hacía realidad aquello que defendimos de manera vehemente durante los últimos 5 años, por inverosímil que a algunos les pudiera parecer. Por eso espero que ahora se entienda la justa reivindicación y la puesta en valor de una actividad realizada por un equipo netamente español hace 17 años, que pretendo también sirva para recordar el buen trabajo realizado por todas las personas y clubes participantes, así como nuestra credibilidad y rigor puestos en cuestión de manera incomprensible.

Aquellas expediciones no sólo cambiaron nuestros futuros planteamientos de trabajo, sino que son el mejor aval para entender nuestra actuación posterior, ya que no se comprenden los resultados actuales (Sima del Aire y Sima Prestá) sin los resultados obtenidos en aquellas campañas. Todas nuestras actuaciones giraron desde ese día en torno a esos nuevos patrones.

Quiero zanjar definitivamente en lo que a mí respecta este asunto en la historia de Sima G.E.S.M., deseando toda la suerte y nuestro apoyo más incondicional a sus exploradores.

Los hechos fueron objetivos, las interpretaciones lamentablemente no.

Por Rogelio Ferrer Martín (Miembro del Ges de la Sem y organizador de las campañas de buceo en Sima G.E.S.M. años 89 y 90)

 

Share it
pinterest

Rogelio Ferrer