El rodaje de Al filo de lo imposible

Cuadernos de opinión Miércoles, 16 Enero 2008 20:28


-Cruza la luces, Javier. ¡Ponlas laterales.!

-¡¡Apunta Francisco!!. Cruzar las luces.- La voz de Rogelio resuena por toda la Galería del Metro mientras Olvido sentada en un saliente de roca se está quedando dormida.

-¡¡Eh!!- Le digo mientras la zarandeo-¡¡Que te duermes!!

- Uff...Es que anoche con los ronquidos de Ballesteros no pude pegar ojo.

 

 Es nuestro tercer día de permanencia a más de 500 metros de profundidad. Llevamos trabajando en el fondo de la Sima de Aire más de 10 horas ininterrumpidas. Hoy está siendo un día largo. El cansancio se refleja en las caras de algunos de nosotros. Los que menos, llevan casi diez días continuos de trabajo. Los que más, Javier, Jorge y Yo casi treinta. A todo esto hay que sumar el trabajo de otros diez compañeros espeleólogos que han ido equipando la sima, preparando el vivac y descendiendo el material de buceo en un tiempo que podríamos considerar record. Sin embargo nadie se queja. Ninguno de los que estamos aquí pensábamos que esto iba a ser fácil. Algunos hemos compartido muchas horas juntos bajo la tierra y a veces bajo el agua; otros como quien dice se acaban de conocer, pero pronto hemos hecho un equipo compacto con un doble objetivo: Pasarlo bien y rodar las mejores imágenes de espeleología que seamos capaces. Al fin y al cabo para eso estamos aquí. Estamos rodando un capítulo de " Al filo de lo Imposible".

 

- Tinonino nino... tinoninoniiii...

- Umm... ejem.. ¿Si?

- Niñato, ¿estabas durmiendo? - La voz que sonaba al otro lado del teléfono me era conocida. Era Carmen Portilla, miembro del equipo de producción de Al filo de lo imposible y archiconocida espeleobuceadora.

- Eh...umm...¡¡NO!! ¡¡Que va!! Cuéntame.

- Lo de Málaga sale. Ya te llamaré para ir viendo cosas. Por lo pronto empieza a moverlo. Ándale - Click

- Umm...- Miro al teléfono movil y lo dejo en la mesita de al lado de la cama.

- Toca levantarse -Me digo en voz alta.

- ¿Qué hora es?- Pregunta una voz a mi lado.

- Tarde, y hay que empezar a moverse. Acaban de dar el pistoletazo de salida para hacer lo de Al filo en Málaga. Nos queda mucho trabajo por delante.

 

La Sociedad Excursionista de Málaga es una entidad fundada hace ahora 100 años, en 1906. Tiene como sede un antiguo cuartel de la Guardia Civil en uno de los mejores barrios de Málaga. En su interior un gran patio central distribuye en sus laterales varios locales donde están situadas las distintas secciones que conforman esta sociedad: Buceo, Montaña, Piragua, Espeleo y... el bar.

 

- A ver. Cuando os veo a los dos aquí así me dais miedo. ¡Soltadlo ya! - Juan, el presidente del grupo de espeleo se dirigía a Jorge y a mí con gesto de enorme curiosidad. Mientras, del bar iban entrando alguna que otra cerveza para saciar la sed de los asistentes a esa reunión mensual.

- Habla tú -dijo Jorge- Eres el responsable de esto.

- Vale- respondí- Bueno...Llevamos casi dos meses en conversaciones con Televisión Española para rodar un programa de la serie " Al filo de lo imposible" en Málaga, y hace poco nos han confirmado que el proyecto sale adelante.

 

La cara de los asistentes iba cambiando de curiosidad a incredulidad.

- La temática del programa-proseguí- es doble: Por un lado vamos a filmar el sifón de Zarzalones y alguna inmersión de punta con Trimix, y por otro lado se va a filmar en la Sima del Aire. La idea es explicar la comunicación que existe entre ambos, y usarlos como ejemplos de las exploraciones que actualmente se realizan en España. En la Sima del Aire se pretende grabar los lugares más especiales y la red de laberintos que hay entre menos 520 metros y menos 650, para acabar con la grabación de una inmersión de exploración de uno de los sifones terminales; el sifón de la campana.

Un murmullo recorrió la sala de lado a lado.

-Y ahora- continué- vienen los pros y los contras.-El murmullo cesó de golpe.

- Los pros son que se va ha hacer un programa de Al filo en Andalucía, cosa que nunca antes se ha hecho, y que el trabajo realizado por este grupo durante años quedará reflejado en él. Los contras... que estaremos trabajando. Eso quiere decir que se seleccionaran a miembros de este y otros grupos andaluces para grabar en la sima; lo que quiere decir que sólo los seleccionados pueden estar en las grabaciones, ya que serán los que estarán cubiertos por el seguro de T.V.E. en caso de haber algún incidente o accidente; y que las exploraciones excepto el buceo del sifón terminal que se va a grabar estarán paralizadas durante el rodaje.

- Eso no es problema- respondió el presidente como comunicando lo que el resto de la sala pensaba.

- Para la sima vamos a seleccionar equipos de espeleólogos que ya conozcan la sima, que hayan colaborado en sus exploraciones y sean capaces de trabajar a 600 metros con comodidad. Para el sifón, se seleccionará un equipo de espeleobuceadores de toda España. Calculamos que la parte de Zarzalones llevará unos 18 días de rodaje, y la de la sima unos 12. Son pocos días y vamos a tener que trabajar mucho, por lo que va a ser necesaria una gran colaboración por parte del GES de la SEM.

 

- Extiende bien la antena.

- ¡Así! Ahora debes tener toda la cobertura. Prueba.

- Superficie, aquí vivac de la Sima del Aire. ¿Me recibís? Emilio ¿estás ahí?

 

Las nuevas tecnologías son sorprendentes. Durante la filmación de este proyecto hemos tenido la posibilidad de usar algunos sistemas nuevos, como éste; que nos permite tener comunicación con el exterior sin necesidad de cables. Un compañero del grupo, Lino, ha conseguido que un grupo inglés nos preste unos comunicadores Heyphone. Estos comunicadores transmiten las ondas a través de la humedad, lo cual dentro de una cueva es perfecto. Es una evolución del sistema Nicola, utilizado por los franceses. Todos los equipos de rescate y federaciones autonómicas deberían tener al menos un par de estos ejemplares.

 

- Vivac. Aquí Emilio- La voz sonaba clara y sin distorsiones- ¿Qué tal lo llevais?

- Bien. Jorge ha buceado el sifón. Como nos temíamos a salido a otro, pero la sima sigue.

- ¿Y la grabación?

- Todo bien. Están saliendo cosas bonitas. Mañana saldremos de la sima.

- Recibido. Carmen dice que estará aquí con el cámara para grabaros a la salida de la sima y hacer unas entrevistas. Un grupo entrará mañana y se cruzará con vosotros para recoger parte del material que hayáis dejado para subir.

- Recibido. Corto y cierro.

 

Emilio es un espeleólogo de los de toda la vida. Nunca ha sido un espeleólogo de punta, pero si un trabajador incansable. Entiende la espeleología como una actividad de grupo, y su papel de intendencia y coordinación de superficie es tan importante como el de buceador de punta. Precisamente por eso fue seleccionado y tuvimos la suerte de tenerlo en esta aventura.

 

Además de a Emilio, se seleccionaron para la grabación de la Sima a un buen número de espeleólogos, algunos de los cuales por cuestiones de trabajo y problemas con un cambio de fechas por parte de T.V.E. tuvieron que ser recolocados en distintos equipos o simplemente no pudieron participar.

 

Para el rodaje de la sima se crearon dos equipos: El principal o de rodaje, que estaría compuesto por los que llamaríamos los protagonistas de la historia (los que salen en imagen) Rogelio y Olvido, junto a un grupo de cuatro espeleólogos ( Francisco, Jorge, Ballesteros y yo), encargados de colocar los focos y ayudar al cámara ( Javier Lusarreta ). En el exterior, otro operador de cámara grabaría el campamento de superficie, los paisajes, la entrada a la sima, etc.

 

El segundo equipo era el encargado de preparar el vivac, descender el material de buceo hasta el pie del sifón (el material de grabación iba siempre con el primer equipo), subir la basura y el material al acabar la filmación. Este equipo estaba compuesto por cuatro miembros rotativos, es decir, a veces eran los mismos y a veces no. De esta manera conseguíamos que participasen un total de nueve espeleólogos de distintos grupos en la actividad ( Luis, Juanjo, Andrés, Lino, Victor, Álvaro, Romero, Paco Molina y Gabi ), además de encajarla mejor con los días libres de cada uno.

 

Para la grabación en Zarzalones, conseguimos que vinieran a bucear junto a nosotros algunos de los mejores espeleobuceadores del País: Josep Guarro ( que se encargaría de los cálculos descompresivos ), Xesus Manteca, Isidro Baides, Javier Lusarreta (hombre polivalente donde los haya), Carmen Portilla (como responsable de Al filo además de espeleobuceadora), Mariano (como cámara de T.V.E.), J.Mª Castelví (como cámara subacuático) y el encargado de preparar las mezclas y cargar botellas Enric Maestre, " El duendecillo Heineken", famoso por su capacidad para engullir cerveza en cantidades industriales.

 

-¿Cómo que no saben donde está el paquete?- La voz de Carmen tronaba dentro del coche mientras hablaba por teléfono- ¡¡Mire señorita!! He hablado ya con tres personas y todas me han dicho lo que usted; que lo miran y me llaman. Les estoy dando el número de expedición, les digo que el paquete salió hace cuatro días de Barcelona. ¡¡Y me dicen que no saben dónde está!!... ¡¡Si, espero!!

 

Murphy no falla. Por muy bien que prepares algo, siempre aparecen imprevistos. Hoy es 3 de Julio, primer día de grabación en Zarzalones. Por delante nos queda un mes de trabajo, primero en el sifón y luego en la sima. Durante el día de hoy Rogelio, Juanjo y Luis han estado montando ¡¡una tirolina de 100mts!! que cruza el circo de Zarzalones de lado a lado. Por ella descenderemos las campanas de descompresión, los torpedos y parte del material pesado de espeleobuceo. A su vez, esta mañana ha llegado el camión de Air Liquide con 14 botellones de 50 litros de Helio, 12 de Oxígeno, 1 de Argón y 1 de CO2. La mesa de gases ya está montada. Usaremos el Oxígeno para las descompresiones y para el Nitrox, el Helio para hacer trimix y el Argón para los trajes secos. El CO2 por su parte lo usaremos para lo que hemos llamado mezclas postdescompresivas y de carga. Hemos instalado (pensando principalmente en Enric y en sus largas horas junto al compresor) un grifo doble que sirve cerveza y tinto de verano (cortesía de Cruzcampo) y necesitamos el CO2 para que funcione y salga fresca. Así nos aseguramos que a la subida, después de una jornada de trabajo, todo el mundo esté correctamente "hidratado".

Pero el compresor, pieza fundamental de la expedición, no aparece.

 

-¡¡¡Pero como coj... me dicen que han perdido el paquete!!! ¡¡¡Señorita mide un metro y algo de largo y pesa más de cien kilos!!!

 

El compresor al final apareció, pero tuvimos que ir a recogerlo con una furgoneta a la central. Este sólo era el primero de una serie de problemas (nada fuera de lo común en un rodaje de este tipo) que tendríamos durante la grabación: focos inundados, otros que funcionan a ratos, griferías que saltan justo antes de entrar a bucear (demostrando una vez más que los equipos tienen que estar muy finos para usarlos con Helio), reguladores que siempre han ido bien y fallan, asuntos personales, etc. Cada uno de estos problemas eran solucionados sin dilación por los miembros del equipo, pero había uno contra el que no podíamos luchar: el agua.

 

  • Clic...clic...clic...Tac...Tactac... Tactactactac... Las gotas golpean el casco.

Ahh, ¡¡mierda!! Esta me ha dado en el cogote. No hay cosa más desagradable que te caiga una gota de agua en el cuello cuando vas subiendo por la cuerda. Hace más de una hora que salí de -500, debo estar llegando al pozo del balcón.

 

Estamos en plena sequía. La sequía más grande de los últimos 50 años. La sima está a un grado más de lo normal de temperatura, y mucho más seca, y precisamente esa falta de agua ha sido nuestro principal problema durante el rodaje de Zarzalones. Nunca habíamos visto la surgencia así de seca. A los pocos días de estar allí el agua dejó de fluir hacia fuera. Esto hace que el sedimento desprendido de los techos al golpear nuestras burbujas y por el paso de varios buceadores se quede flotando más tiempo al no haber circulación de agua, creando una especie de neblina o turbidez que resulta fatal para grabar. La luz de los focos se refleja en esta suspensión y hace efecto pantalla, al igual que las luces largas de un coche en la niebla, haciendo prácticamente imposible grabar ningún objeto que se encuentre a más de 4 o 5 metros, y en consecuencia impidiendo mostrar los volúmenes de las galerías del sifón. Como dijo Felipe II : "Mandé mis naves a luchar contra los ingleses, no contra los elementos". Y nosotros fuimos vencidos en parte por millones de elementos muy pequeños. A más luz, más efecto niebla. No obstante logramos filmar buenas imágenes, pero nos fuimos del sifón con la sensación de no haber conseguido todo lo que pretendíamos.

 

- Esto a esta maleta y esto a esta otra- Javier ordenaba el equipo de Cámara.

 

El último día del rodaje de Zarzalones coincidía con el primero de la sima. Ese día era utilizado por los miembros de la primera parte de la grabación ( los espeleobuceadores) para volver a sus casas, a la vez que los miembros de la segunda parte (la sima) instalaban el campamento de superficie y descendían parte del material a la sima.

Los miembros comunes a las dos actividades (Jorge, Javier, Carmen y yo) utilizamos ese día para empaquetar el material de espeleobuceo y desempaquetar el de espeleo seca. Aprovechamos además para tener una última reunión previa a la grabación de la sima. En esa reunión acordamos reducir el número de días dedicados a la filmación del buceo de dos a uno, para ganar un día más de grabación de cueva seca, y compensar así la pequeña carencia de imágenes en Zarzalones debido a los problemas de turbidez originados por la sequía.

 

- ¡¡¡Ehhh!!! ¿Quién va? La voz resonó por toda la galería.

-¡Hola chavalotes!!- Estábamos en la cota de -200 y un grupo de cuatro compañeros bajaban al vivac a recoger material.

- Tenéis preparado el material para subir en lo alto del bloque grande. Sacad las baterías primero y si podéis algo de basura.

- ¿Cuántas baterías hay?- Preguntó Victor

- Alrededor de ocho

-¿Tantas?

- No te preocupes- dije esbozando una sonrisa- Cuando llegues ya veras que no son como piensas.

 

Pues si, otro de los elementos que hemos probado y que sin duda ha sido el secreto del éxito de la filmación en la sima ha sido el uso de tecnología con leds para iluminar la cueva. La idea surgió hace ya tiempo, y se materializó cuando conocí a Alfonso de Soltec. Le planteé la creación de unos focos como lo que es Al filo... "Un reto constante tanto personal como tecnológico". Alfonso aceptó la idea de buena gana y desde ese momento empezamos a trabajar, probando distintos tipos de leds, según su temperatura de color, rendimiento lumínico y consumo. Pasamos inicialmente de usar unos pocos leds de 3 Watios ( también conocidos como superleds) a muchos leds de menor consumo. Así conseguíamos el mismo rendimiento lumínico a la vez que reducíamos el consumo y la posibilidad de fallos; ya que si falla un led en un foco de 3 Superleds, pierdes el 33% de la luz, pero si consigues el mismo rendimiento con 100 leds más pequeños, tienen que fallar 33 Leds para tener la misma pérdida lumínica. Durante dos meses estuvimos realizando pruebas. El objetivo era conseguir unos focos con un rendimiento equivalente al menos a 100 Watios dicróicos, con una temperatura de color optimizada para la grabación, de poco peso y volumen, gran autonomía, sumergibles y resistentes a golpes.

 

El resultado fueron 12 focos de 25 X 12 X 2,5 cm compuestos de 169 leds cada uno, embutidos en una resina especial de manera que soportaban golpes e incluso martillazos. A estos focos se les instalaron unas baterías muy pequeñas de 10 Amperios y sólo 400gr de peso, pero que nos dieron la sorprendente autonomía de ¡¡¡casi 8 horas!!! a máximo rendimiento. Todo este sistema de baterías era cargado a diario mediante 72 placas solares que instalamos junto al campamento de superficie. Teníamos 2 juegos de baterías por foco, de manera que era posible estar grabando un día completo mientras se cargaban las baterías para el día siguiente. De esta forma evitábamos tener un generador y gasolina en el campamento, evitando así cualquier posible iniciador de incendio en la sierra en verano.

 

Este sistema de iluminación resultó ser la alternativa perfecta al sistema establecido por T.V.E.: lámparas de filamento o de descarga ( HMI) y pesadas baterías con una autonomía de 25 a 35 minutos. Con sólo 9 Kilos de peso en baterías de este tipo igualamos la autonomía que hubiéramos conseguido con ¡¡¡460 Kg!!! de baterías clásicas. Eso sin contar la diferencia de peso y fragilidad de los focos normales contra los focos leds. Viéndolo con perspectiva, hubiera sido materialmente imposible grabar todo el material que obtuvimos en un tiempo tan corto y con tan poca gente sin estos focos. Es la primera vez (al menos que sepamos) que se graba un documental de espeleología sólo con iluminación de leds. Sin duda alguna el led es el futuro y ya está aquí.

 

- Fuuiiiiii- sonó un silvido- ¡¡¡Killoooo!!! Hecha un cordino que te voy a pasar una maleta de cámara.

- ¡Ahí va!... Escucha, dicen por aquí que pongáis cara de sufrimiento al salir, que os van a grabar y que eso es lo que gusta en Al filo!!.

- ¡¡No jodas!! Eso déjalo pá los montañeros... ¡¡Nosotros disfrutamos con esto!!

 

La aventura llega a su fin. Uno a uno los miembros del equipo de grabación van saliendo por la estrecha boca de la sima mientras son grabados por un cámara. Atrás queda ya un mes de rodaje y casi seis de preparativos, algunos malos ratos y muchos buenos. A partir de ahora el tiempo comenzará a hacer su labor. Los malos ratos se olvidarán y en la memoria colectiva sólo quedarán buenos recuerdos, anécdotas para recordar junto a los compañeros.

 

Mientras rodamos las entrevistas, otro equipo entra en la sima a recoger los últimos petates de material. Al salir el último espeleólogo se encuentra con que el campamento de superficie ya no está. Todo ha sido recogido y sólo queda un pequeño equipo de superficie esperando su retorno.

 

- Bip... bip...- El teléfono suena... Un mensaje... Es del movil del grupo: "Finalizada con éxito la grabación de al filo. El último espeleólogo ha salido de la sima. Enhorabuena a todos"

 

Dicen que la historia es cíclica, las cosas empiezan como acaban, y en esta ocasión ocurrió exactamente eso. Dos días después, justo cuando acababa de terminar de descargar el último material en casa y me estaba tumbando sonó el teléfono... Era Carmen Portilla.

 

- ¡Hola Carmen! ¿Qué tal?

- Bien ¿y tu?

- Me pillas que acabo de llegar a casa a descansar.

- Te llamo para decirte que tienes un equipo de gente cojonudo. Todo el mundo ha currado muy bien. Nos habéis dejado impresionados con la efectividad que habéis demostrado. Me recuerda a nosotros, cuando estábamos en el Standard y éramos capaces de hacer casi cualquier cosa. Cuida a tu gente y no dejes que se estropee ese buen rollo que tenéis; es el secreto del equipo y de que podáis hacer grandes cosas.

 

Carmen tenía razón. Aunque yo haya podido ser el promotor de toda esta historia, no habría podido hacer nada sin el esfuerzo y la voluntad de cada uno de los miembros del equipo (los que han participado directamente y los que no), y en especial de dos de ellos; las dos personas que más me han enseñado de espeleología y mis dos pilares o puntos de apoyo en esta historia, cada uno encargado de una de las dos partes del rodaje: Jorge y Rogelio. Personas como ellos hacen que para mi cobren significados las palabras de Bertolt Brecht:

 

" Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida... esos son los imprescindibles"

 

Si ustedes piensan en ¿qué saldrá en Televisión? ¿Si les gustará?... ¿Quién sabe? Aún queda el proceso de montaje. Ese no depende de nosotros, y en él se pueden cambiar muchas cosas, mejorarlas o destrozarlas. Pero hagan lo que hagan, lo que no pueden cambiar es la experiencia que hemos vivido durante este rodaje.

 

Si a mí me dieran la oportunidad de repetir, yo a título personal diría que no. Creo que no lo he pasado peor en mi vida. Algunos saben el porqué digo esto, otros no lo sabrán jamás. La verdad es que ellos, la gente del equipo de grabación, y su ilusión, han sido los que me han motivado a seguir día a día durante el rodaje.

 

Nosotros seguiremos haciendo nuestra espeleo como siempre, pero no creo que se repitan en mucho tiempo un cúmulo de circunstancias como estas para realizar un rodaje de este tipo. No, eso no está ni al filo de lo imposible ni al borde de lo improbable, eso es materialmente imposible.

 

Escrito en la Cueva de los Cristales de Naica en Marzo de 2006.

 

Share it
pinterest