Murciélagos hembras comparten al macho con sus parientes

Jueves, 24 Enero 2008 08:00 Apuntes técnicos

 



 

murcilagos-hembras-comparten-al-macho-con-sus-parientes murherLos murciélagos hembras comparten machos con sus madres, abuelas y hasta con sus tías, según un nuevo estudio genético. La idea de una madre, la hija y la abuela cazando al mismo macho puede sonar perturbadora. Sin embargo, para las hembras de los grandes murciélagos herradura, esta conducta ayuda a fortalecer los lazos familiares, posibilitando mayores niveles de colaboración dentro de la colonia. Stephen Rossiter, de Queen Mary, Universidad de Londres y sus colegas publican en el ejemplar actual de la prestigiosa revista Nature.

Sorprendentemente, en medio de esta salvaje sociedad, los murciélagos evitan formar parejas con sus parientes sanguíneos. Los grandes murciélagos herradura, unos de los murciélagos británicos más raros, se llaman así debido a la característica saliencia en forma de herradura cercana a su nariz.

 

"Nuestro estudio muestra la sorprendente complejidad que puede sustentar la conducta reproductiva en los animales silvestres. En estos murciélagos hembras, la conducta de apareamiento evolucionó hasta alcanzar elevados niveles de parentescos en la colonia sin incurrir en consanguinidad", dijo Rossiter a Discovery News.

"Esto sucede por cambios ocasionales de parejas. Una joven murciélago hembra no procreará con su padre. Sólo cuando su madre ha cambiado pareja, ella compartirá al nuevo compañero de su madre", dijo. Los grandes murciélagos herradura (Rhinolophus ferrumequinum), pueden vivir hasta 30 años.

Las hembras permanecen segregadas en colonias de un solo sexo, cuidando juntas a sus crías y sólo visitan a los machos que viven en las cuevas cercanas durante la época de apareamiento.

Rossiter y colaboradores examinaron una colonia de murciélagos que vivía en los áticos en la Mansión Gótica Woodchester, en el suroeste de Inglaterra.

Abandonada por sus constructores a mediados de la década de 1870 antes de estar terminada, el edificio se volvió el refugio ideal para los grandes herraduras, uno de los murciélagos británicos más raros.

Los investigadores estudiaron colonias de verano, cada una formada por unos 40 murciélagos, durante 10 años. Las pruebas de ADN ayudaron a diseñar los árboles genealógicos de 452 murciélagos.

Cada hembra del gran murciélago herradura puede tener una sola cría cada vez, así que cada murciélago representa el resultado de un apareamiento independiente.

En total, el grupo de Rossiter detectó 20 grupos de hembras relacionadas compartiendo machos, con dos a cinco individuos por grupo, lo que representa ocho líneas matriarcales.

Se evidenció que 11 pares de madres e hijas compartieron machos al menos una vez, al mismo tiempo que con siete pares de abuelas y nietas. Sin embargo, hubo un solo caso de consanguinidad estrecha, en la que una hembra procreó con su padre. También se registraron seis casos de consanguinidad moderada (tres medios-hermanos maternos, dos medios-hermanos paternos y una nieta con su abuelo materno).

No está claro por qué las murciélagos hembras escogen a ciertos machos y cómo pueden encontrarlos una y otra vez.

"Una posibilidad es que los parientes de las hembras estén compartiendo información y siguiendo unas a otras a sitios escogidos de reproducción, donde viven los machos", dice Rossiter.

"Este es un estudio fenomenal. La profundidad de la información del linaje está más allá de cualquier cosa observada en los murciélagos silvestres. Sospecho que las hembras escogen a sus machos en base a algunas claves que indican alta aptitud, tal vez olores", dijo Gary McCracken, profesor de ecología y biología evolutiva de la Universidad de Tennessee en Knoxville.  

 

Share it
pinterest