BANNER_SOCI_02.jpg

Graduación de dificultad para cavidades

Miércoles, 04 Julio 2007 06:22 Apuntes técnicos

Cuando abordamos una visita a una cavidad lo primero que solemos hacer es buscar información que nos oriente a la hora de preparar la actividad. Lo más que podemos encontrar es la topografía y la ficha técnica de la cavidad, con suerte alguna descripción de la misma. Dependiendo de la cavidad si se trata de alguna "clásica", es  fácil que exista algo publicado con más detalles. Una buena referencia siempre ha sido obtener información de alguien que la conozca y que nos aconseje sobre detalles que por experiencia nos van a ser de gran utilidad. Con el auge de Internet también podemos encontrar bastante información en la red de la cavidad que nos interesa, aunque esta no siempre es fiable.

 A partir de toda esta información, preparamos el material necesario y nos preparamos mentalmente para llevar a cabo la actividad. Indudablemente cuanto más información obtengamos, mejor preparada llevaremos la actividad y esto nos hará acometerla con mayor seguridad y motivación.

Algo que siempre he echado en falta, sobre todo en cuevas y simas de envergadura y grandes travesías, es una graduación o escala que nos indique el grado de dificultad de la misma.  Hay que reconocer que la verdadera dificultad de una cueva es muy relativa, lo que para uno puede ser un paseo, para otro puede ser una pesadilla. Eso depende de muchos factores naturales, pero también de muchos factores físicos y técnicos. La clasificación de dificultad de las cuevas y simas es algo útil, de hecho aunque no existiera si uno va a una cueva de la que ya tiene la topografía y una descripción, se está haciendo idea de las dificultades que presentará.

¿Estaré a la altura de la actividad? ¿Quien no se ha planteado alguna vez esta pregunta?  La duda surge cuando no estamos seguros si nuestra capacidad técnica o física está a la altura de la actividad. Si no tenemos una referencia fiable, nunca tendremos una escala para valorar nuestras posibilidades. La referencia no pueden ser solo las horas de actividad o los metros de profundidad o travesía, estos difieren enormemente de una cavidad a otra, nos podemos encontrar sobrados en un -1000 y pinchar en un -500.

Tomando como referencia y por supuesto con todas sus diferencias, a un escalador de V+, a este no se le ocurre meterse en una vía de 8c+ sin antes haber superado una via de 6, 7 etc. y si se mete no pasa nada, a la media hora está en el coche camino de su casa. Ojala pudiéramos decir lo mismo de un espeleólogo.

La complejidad técnica es muy distinta entre la espeleología y la escalada, no se trata de catalogar cuevas o simas para los más punteros, ni pedirle el currículum a nadie antes de hacer una cueva, ni chorradas por el estilo -el que se crea alguien en este deporte, es que es gilipollas, y no lo puedo decir más claro-.  Se trata de poder evaluar si uno mismo o el grupo cuentan con los medios y la capacidad técnica y fisica, para poder realizar la actividad asumiendo un riesgo controlado. Nada más.

 
Buscando en la red he encontrado algunas escalas de graduaciones, pero desconozco el motivo por el que no se terminan de aplicar.


Graduación de "dificultad" de cavernas, utilizada  en Inglaterra y orientada especialmente a la practica de un rescate

1: Cueva horizontal, sin estrecheces. Sin problemas en caso de rescate.

2: Cavidad que presenta problemas técnicos (tiros, estrecheces, agua) que generan problemas en caso de un rescate.

3: Cavidad con gran abundancia de puntos problemáticos (tiros, estrecheces, agua o una combinación de los tres) que provocarían serios problemas durante un rescate, por lo que sólo debieran ser visitadas por personas capacitadas y con el equipo adecuado.

4: Rescate imposible, en general porque es necesario pasar estrecheces muy severas que imposibilitan el paso de todos los rescatistas, pero también por una gran cantidad de tiros con agua que pudieran generar hipotermia, por la presencia de sifones, etc.


La Federación Francesa de Espeleología define una clasificación en cinco grupos:

Clase 0
Cavidad acondicionada para el turismo.

Clase 1
Cavidad o porción de cavidad que no necesita más material que un casco con iluminación.

Clase 2
Cavidad o porción de cavidad de iniciación o de primer contacto que permite aproximarse a los diferentes aspectos del medio subterráneo y de las técnicas de la espeleología. Los obstáculos son puntuales; para vencerlos, eventualmente se necesitará su instalación, el cual se adaptará a las posibilidades del principiante. La presencia de agua no debe impedir la progresión del grupo.

Clase 3
Cavidades o porciones de cavidades que permiten perfeccionarse en el conocimiento del medio y en las técnicas de progresión. Los obstáculos pueden ser continuos. La suma de las verticales no debe exceder algunas decenas de metros, de preferencia en varios segmentos. La presencia de agua no debe causar problemas a la progresión del grupo, ni implicar una modificación de la instalación de las verticales.

Clase 4
Todas las otras cavidades.
 

Tabla de dificultades de la Escuela Española de Espeleología

Clase 1
- Cavidades equipadas para el turismo activo

Clase 2
- Cavidad o parte de una cavidad que no necesita más material que el casco y la iluminación.
- Pasos poco estrechos.
- Escaladas y destrepes muy fáciles y poco expuestos.

Clase 3
- Cavidad o parte de una cavidad que permita una aproximación a los diferentes aspectos del mundo subterráneo.
- Los obstáculos serán puntuales siendo necesario para franquearlos utilizar eventualmente material.
- Los pozos tendrán una vertical que no exceda la veintena de metros.
- Gateras y meandros poco estrechos.
- Escaladas y destrepes poco expuestos y que pueden necesitar cuerda.
- La presencia de agua no deberá entorpecer la marcha del grupo

Clase 4
- Cavidad o parte de una cavidad que permita perfeccionar tanto el conocimiento del medio como las técnicas de progresión.
- Los obstáculos pueden encadenarse.
- El encadenamiento de las verticales no debe exceder la cincuentena de metros, preferentemente en varios tramos.
- Gateras poco estrechas.
- Meandros estrechos o poco estrechos.
- Laminadores pequeños.
- Escaladas y destrepes expuestos, siendo necesario el uso de la cuerda.
- Marmitas en las que se hace pie con dificultad.
- La presencia de agua no debe impedir la progresión del grupo, ni entrañar una modificación del equipamiento de las verticales.

Clase 5
- Cavidad o parte de una cavidad con obstáculos encadenados.
- Las verticales pueden tener caudal de agua que haga necesario desviar la instalación.
- Acceso y/o salida de rápeles difíciles.
- Pasamanos.
- Gateras estrechas y exigentes.
- Meandros estrechos o muy estrechos y desfondados.
- Laminadores de longitud considerable.
- Marmitas profundas y pasos sifonantes, siendo necesario el uso de vestimenta específica.
- Escaladas y destrepes muy expuestos.

Clase 6
- Cavidad en la que existen todo tipo de dificultades.
- Grandes verticales con caudal de agua fuerte o muy fuerte, descenso muy difícil que necesita una instalación compleja.
- Acceso y salida de rápeles difíciles o muy difíciles.
- Pasamanos delicados.
- Reuniones aéreas.
- Gateras y meandros muy estrechos y desfondados.
- Grandes marmitas y pasos sifonantes.
- Escaladas y destrepes muy expuestos.
 

Tener una escala de dificultad en cavidades sería interesante y muy útil, a la hora de la preparación de la actividad, para motivarnos, obligarnos a repasar algunas técnicas olvidadas y a entrenar para estar a la altura exigida. Seguramente iríamos muchos más seguros y disfrutaríamos más de la cavidad.
 

Luis Martinez de Tejada Moreno
Técnico Deportivo Espeleologia y Descenso de Cañones
 
Share it
pinterest